El Concello de Cambados pagó este año alquileres y alojamiento a seis familias desahuciadas

Bea Costa
bea costa CAMBADOS / LA VOZ

CAMBADOS

MONICA IRAGO

El juzgado paralizó ayer «in extremis» un lanzamiento judicial en la villa

10 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Los desahucios siguen de actualidad. El Juzgado de Instrucción número 1 de Cambados iba a ejecutar uno ayer en una vivienda de la localidad, que se evitó in extremis, cuando los funcionarios y el cerrajero estaban ya en la puerta de la casa. Fue el último de los nueve procedimientos de los que tuvo noticia el departamento de Servizos Sociais del Concello en lo que va de año, desde donde deben informar al juzgado de la situación económica de las personas afectadas. De estos ocho casos, seis respondían a situaciones de vulnerabilidad económica y pudieron beneficiarse del fondo de emergencia social del Concello, que permite cubrir los gastos de las familias para un alquiler o de alojamiento en un hotel. El año pasado se gastaron por este concepto alrededor de 35.000 euros de una partida de 40.000. En el presupuesto del 2021 se incrementó este fondo hasta los 50.000 euros, según informa el concejal de Economía, Xurxo Charlín.

Mil euros por dos meses

En el episodio de ayer no será necesario recurrir a la caja municipal, pues los inquilinos ya han podido pagar la deuda con su arrendatario -mil euros por dos meses de alquiler- y no están en una situación de desamparo. Se trata de una pareja con dos hijos, uno de ellos menor de edad, que ya está buscando una vivienda alternativa porque el contrato actual expira en octubre y no lo van a renovar. En teoría, deberían abandonar la casa a las 9.15 horas de ayer, pero la rápida intervención de la plataforma STOP Desahucios lo evitó. El miércoles por la noche le envió un correo electrónico a la secretaria judicial informando de que la familia en cuestión ya había pagado su deuda y que estaban en buena disposición para abandonar la casa. Solo pedían unos días para desalojarla con tranquilidad, sin tener que pasar la angustia que implica un desahucio, y el juzgado atendió su demanda.

El presidente de STOP Desahucios, José Manuel Pena, agradece la «empatía, dilixencia e humanidade» demostrada por los funcionarios judiciales al paralizar el lanzamiento judicial y otorgar cinco días a la familia para que presente las alegaciones correspondientes. «Nos xulgados de Cambados e Vilagarcía son moi comprensivos con estes temas, non ocorre así en Ribeira ou en Noia».