Indignación en Vilagarcía y Cambados por la «doble vara de medir» a Sanxenxo

Serxio González Souto
serxio gonzález VILAGARCÍA / AGENCIA

CAMBADOS

La hostelería de Vilagarcía, Cambados, Vilanova y A Illa tendrá que continuar con sus espacios interiores cerrados
La hostelería de Vilagarcía, Cambados, Vilanova y A Illa tendrá que continuar con sus espacios interiores cerrados MONICA IRAGO

El municipio continuará en nivel medio de las restricciones pese a que su tasa a siete días es la peor de O Salnés

15 jul 2021 . Actualizado a las 15:50 h.

Bajan las aguas revueltas en O Salnés a cuenta de las nuevas restricciones que el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, anunció ayer. Por el hecho de que las restricciones en Vilagarcía, Cambados, Vilanova y A Illa, los cuatro concellos sometidos a un nivel alto de limitaciones, continúen penalizando a la hostelería. Pero, sobre todo, por el hecho de que las autoridades sanitarias hayan decidido mantener a Sanxenxo en el rango medio, algo que desde la capital arousana y la villa del albariño se interpreta como un trato discriminatorio hacia el resto de las plazas arousanas. Con los datos que el propio Servizo Galego de Saúde (Sergas) ofrece a diario sobre la evolución de la pandemia, Sanxenxo presenta la peor tasa de incidencia de la comarca a siete días, con 505 nuevos contagios por cien mil habitantes, y la tercera peor a catorce días, con un índice de 534, por encima de Vilanova y de Vilagarcía.

En cuanto tuvo conocimiento de este hecho, el alcalde de Vilagarcía y presidente de la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp), Alberto Varela, solicitó una entrevista inmediata con los responsables de la Xunta. «Para que unha norma sexa asumida pola poboación, primeiro ten que ser entendida por quen debe cumprila», argumenta el regidor socialista, quien asegura no comprender «esa dobre vara de medir que permite que concellos co dobre de incidencia acumulada respecto da de Vilagarcía poidan manter a hostalería aberta, mentres boa parte da comarca ten que pechar o interior e limitar á metade o espazo exterior». Varela que también trasladará a las autoridades sanitarias las reclamaciones del sector hostelero, sostiene que esta diferencia de trato daña la reputación de la marca turística de O Salnés, e insiste en que los municipios deben ser escuchados a la hora de tomar decisiones de semejante trascendencia.

En términos parecidos se expresó la alcaldesa de Cambados. Fátima Abal dice ser incapaz de entender «como a gran maioría de vilas da comarca estamos a sufrir un aumento das restricións, e noutros concellos non existen pese a que o número de casos e a incidencia son similares». La regidora subraya la evidencia de que la explosión de brotes se ha originado en fiestas privadas y celebraciones familiares, no en los establecimientos hosteleros. Un punto sobre el que también incide el concejal de Sanidade, Tino Cordal, quien sostiene que las diferencias en las limitaciones son difíciles de comprender y reitera la necesidad de que se modifiquen los criterios que se están aplicando a la hostelería.