Casas de Vilariño recuperan por fin el suministro de agua, dos semanas después de la avería

Bea Costa
B. C. CAMBADOS

CAMBADOS

ANA GARCIA

Varias viviendas de la zona de Cuíña recibían solo un hilo de agua

04 jun 2021 . Actualizado a las 17:22 h.

Dos semanas después de que se produjera la avería que dejó sin suministro de agua a un importante grupo de viviendas en la parroquia de Vilariño y a empresas del polígono industrial de Sete Pías (Cambados), el jueves todavía había casas a las que solo llegaba un hilo de agua, claramente insuficiente a la hora de darse una ducha, poner la lavadora o encender el lavavajillas.

Esta mañana el problema estaba al fin resuelto, cuando los vecinos afectados de la zona de Cuíña se encontraron con la grata sorpresa de que el agua volvía a manar de los grifos con un caudal aceptable.

Esto fue posible gracias a que la empresa concesionaria del servicio, Viaqua, realizó ajustes en la red con el fin de ganar presión para abastecer a los puntos más altos de la parroquia, pasando del medio kilo a dos kilos de presión, según explica el concejal de Obras e Servizos, Samuel Lago.

De este modo, y salvo nuevas incidencias, el suministro de agua queda normalizado después de no poca polémica. La avería en la red tuvo consecuencias para los vecinos, que padecieron la falta de agua durante días, y en la política local. El asunto llegó al pleno de finales de mayo, con controversia incluida, dado que las versiones facilitadas por el gobierno de Fátima Abal no coincidían con la del gobierno de Ribadumia. Mientras la alcaldesa afirmaba que se había contactado con el Concello vecino en aras de buscar una solución a la avería —el depósito del agua está en su término municipal— su homólogo David Castro afirmaba no haber recibido en el Concello ninguna llamada al respecto.