Cinco municipios de Arousa no han registrado ningún contagio en la ultima semana

Serxio González Souto
serxio gonzález VILAGARCÍA / LA VOZ

CAMBADOS

MONICA IRAGO

Vilanova y Cambados mejoran y se sitúan en niveles de restricciones medias

25 may 2021 . Actualizado a las 11:29 h.

El mapa del coronavirus muda en el territorio de Arousa a una velocidad importante. Si hace dos semanas la orilla sur de la ría emergía en las estadísticas como uno de los territorios con peores registros de Galicia, y dos de sus municipios se enfrentaban al nivel máximo de las restricciones, el penúltimo fin de semana de mayo concluye con cinco concellos en la mejor de las situaciones posibles: sin haber detectado un solo contagio en los últimos siete días. Obviamente, esta consideración de nivel cero puede cambiar en cualquier momento, pero apunta a una tendencia positiva apreciable. Si el martes de la semana anterior únicamente Catoira y Meaño figuraban sin nuevas infecciones, ayer se sumaron a ellos Pontecesures, Ribadumia y especialmente O Grove, un concello en el que, al igual que en Cambados y en Vilanova, la última ola del covid ha golpeado muy duro. De los cinco, es Meaño el que muestra una mejor evolución, puesto que esa ausencia de nuevos casos positivos se prolonga a dos semanas.

Así las cosas, tanto Cambados como Vilanova continúan en el rango alto de las limitaciones, lo que impide a la hostelería abrir el interior de sus locales. No obstante, la mejoría que exhiben ambos municipios podría modificar la categoría de las restricciones. Existen otros factores que analiza el comité clínico que asesora a la Xunta a la hora de proponer medidas como esta. Por ejemplo, la existencia de brotes sin relación entre sí. Pero, atendiendo a la tasa de incidencia acumulada que los últimos datos del Servizo Galego de Saúde otorgan a los dos concellos arousanos, se colocan ya por debajo del umbral que rige para las limitaciones de tipo medio. La Xunta define esta franja entre los 150 y los 250 nuevos contagios detectados en catorce días. Vilanova está en 155, un registro muy próximo, incluso, al nivel medio bajo. Cambados, por su parte, ha experimentado un radical recorte de este índice, que en apenas una semana ha descendido a la mitad, desde 497 a 247. El cambio sería importante, puesto que los hosteleros podrían hacer funcionar el interior de cafeterías, bares y restaurantes a un 30 % de su capacidad, además de mantener la mitad del aforo en sus terrazas.

Valga, perteneciente al área sanitaria de Santiago, se encuentra en ese nivel medio. El comportamiento de la pandemia tiende también a la mejora en su caso. Su tasa de incidencia se sitúa por debajo de 150, con perspectivas, por lo tanto, de descender en el ránking de las restricciones.

La categoría inferior es la medio baja, en la que se encuentran la mayoría de los concellos arousanos. Requiere una incidencia a catorce días por debajo de 150 nuevas infecciones, y entre los municipios de la comarca que muestran una mayor afección por el coronavirus, solo en Valga salen por el momento las cuentas para por ser incluido en ella. Más allá de las cinco plazas en la que no se ha contabilizado un solo positivo nuevo en siete días, Vilagarcía mantiene una situación estable, con una tasa por debajo de cien, aunque el mismo índice a siete días se ha elevado ligeramente, lo mismo que en Meis. Un recordatorio de que, por mucho que mejoren los registros, bajar la guardia constituye la peor actitud frente a la pandemia.