El índice de contagios de la villa cambadesa a siete días duplica ya el de Vilanova

Serxio González Souto
s. gonzález VILAGARCÍA / LA VOZ

CAMBADOS

Martina Miser

748 bateeiros, pescantinas y miembros de la cofradía han sido citados a los cribados que se desarrollan en el salón Peña. En Vilagarcía hoy están llamadas 850 personas para recibir la segunda dosis de Pfizer en Fexdega

12 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Con los últimos datos del Servizo Galego de Saúde (Sergas) en la mano, la situación sanitaria que más sigue preocupando en el territorio de O Salnés es, precisamente, la que atraviesa Cambados. Aunque mejora ligeramente con respecto al día anterior, la tasa de incidencia del coronavirus a siete días, que mide los nuevos contagios detectados por cien mil habitantes, se sitúa en 392, lo que supone que la evolución de la enfermedad a medio plazo continúa disparada. Ese índice a siete días duplica, por ejemplo, los 155 casos por cien mil habitantes que muestra Vilanova, el otro municipio de la comarca sometido a restricciones máximas.

Mucho tendrán que mejorar las cosas, por lo tanto, para que Cambados vea aliviadas esas limitaciones que impiden que la hostelería abra sus puertas y prohíbe las reuniones de personas no convivientes, sea cual sea su número. El objetivo de estas medidas es reducir al máximo la interacción social para conseguir doblegar la curva ascendente de los contagios, que, de seguir a este ritmo, acabarán superando los 669 casos actuales por cien mil habitantes a catorce días, cuando el umbral que la Xunta establece para aplicar las restricciones extremas se sitúa en 500.

Vilanova ofrece, en cambio, una mejor evolución. De hecho, la tasa a catorce días se coloca ya en 349 casos, por debajo de ese límite de 500, por lo que, atendiendo únicamente a este criterio, el municipio podría descender al nivel alto, lo que permitiría, al menos, que la hostelería pudiese hacer funcionar sus terrazas a la mitad de su capacidad y levantar el cierre perimetral. Es, por ejemplo, lo que sucede en Ribeira. Sin embargo, hay otros factores que preocupan al comité clínico que asesora a la Xunta. Entre ellos, la detección de brotes sin relación entre sí, que incrementan el riesgo de contagio.