Un niño de Cambados con TEA rompe su silencio en clase con solo cambiar de mascarilla

Bea Costa
Bea Costa CAMBADOS

CAMBADOS

Martina Miser

Fue gracias a un modelo que deja ver el rostro y que reparte el Concello  de forma gratuita

23 abr 2021 . Actualizado a las 20:17 h.

Cursa cuarto de primaria en el colegio Antonio Magariños de Cambados y padece trastorno del espectro autista (TEA). Hacía meses que nadie le oía hablar en clase y ahora, por fin, ha roto su silencio. Solo hizo falta que cambiara de mascarilla para que se soltase a hablar. Lo contaba este jueves la alcaldesa Fátima Abal, satisfecha por el avance que supone para el pequeño y porque el Concello algo ha tenido que ver en ello. En el Ayuntamiento pensaron que las mascarillas que dejan ver el rostro no solo son útiles para recuperar la sonrisa; también pueden ser una herramienta para personas sordas o con problemas a la hora de comunicarse, como es el caso de quienes padecen TEA.

Así pues, decidieron comprar unas cuantas para distribuirlas de forma gratuita y, en vista de la exitosa experiencia en el colegio Magariños, ya anuncian que van a repartir otras 25 mascarillas de este tipo para que las usen los profesores del centro. Es, señala Fátima Abal, un paso más en favor de la inclusión que podría abrirse camino, también, entre niños y adultos de otros municipios.

De hecho, desde las asociaciones de personas sordas ya han denunciado durante esta pandemia la barrera que supone el uso de mascarillas para este colectivo, y no solo eso. Los escollos se multiplican a la hora de acudir al médico o realizar cualquier trámite administrativo cuando este solo se presta por vía telefónica.