El colegio San Tomé no es competente ante la supuesta agresión a un funcionario

Pablo Penedo Vázquez
pablo penedo CAMBADOS / LA VOZ

CAMBADOS

Martina Miser

El Concello de Cambados adoptará hoy una decisión sobre el caso

14 abr 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La presunta agresión de un monitor de un club de yudo local a Ríchard Charlín, funcionario municipal encargado de la gestión de las horas de uso de los recintos deportivos a disposición del Concello, no es competencia del consello escolar del colegio de San Tomé. El mismo en el que se ubica el gimnasio cuyo uso generó la discusión que habría desencadenado el desencuentro y el episodio violento que según la CIG, CC.OO y CSIF, los tres sindicatos con representación municipal en el Concello de Cambados, tendría a Charlín como víctima.

La alcaldesa, Fátima Abal, asistió ayer a la reunión de urgencia del consejo escolar del colegio de San Tomé que ella misma había pedido como representante del Concello para solicitar que dicho órgano aprobase prohibir la entrada al centro del monitor de yudo. Durante alrededor de hora y media se expusieron en el órgano escolar las versiones de ambas partes. La del funcionario a través de la regidora y la del presunto agresor por mediación del padre de un alumno del colegio, ambos integrantes del club de yudo y que habría presenciado el suceso, refutando la primera versión.

Además, la dirección del San Tomé expuso el convenio de cesión de horas de uso del pabellón y el gimnasio de sus instalaciones al Concello, explicando que su reparto queda en manos de este último. Así las cosas, y toda vez que quedaría acreditado por todas las partes que el episodio violento habría sucedido en la vía pública, el consejo escolar se halló incompetente ante la petición de la alcaldesa.

Denuncias cruzadas

«Nós non somos quen para xulgar un acto que sucedeu na vía pública, non no colexio. E un centro escolar non ten mecanismos para persoas ou entidades alleas á súa comunidade», explicó tras la reunión Manuel Felpeto, director del San Tomé. Situación más peliaguda todavía, por cuanto a su consejo escolar le consta la existencia de denuncias cruzadas.

Así las cosas, Fátima Abal declaró tras la reunión de ayer que hoy «o Concello, co informe dos técnicos, mirará se é o competente» para vetar la entrada del monitor de yudo en las instalaciones deportivas del colegio San Tomé «e decidirá cal é a decisión que toma ante este feito». Dicho esto, la alcaldesa afirmó que «a postura do Concello é moi clara. Imos defender o funcionario municipal, que ademais estaba no exercicio das súas funcións» cuando fue supuestamente agredido. De ahí que «para que sirva de precedente é a nosa intención suspender cautelarmente o uso desas instalacións ao presunto agresor ata que os feitos queden aclarados en vía xudicial».