Lamprea y cocido en la despensa todo el año

Bea Costa
bea costa REDACCIÓN / LA VOZ

CAMBADOS

MONICA IRAGO

Conservas Cambados sigue innovando. Ahora se atreve a enlatar a la reina del Miño y unos grelos con chorizo. Antes fueron el erizo, el salmón, el atún rojo... La escuela la pusieron los mejillones y berberechos

01 abr 2021 . Actualizado a las 20:24 h.

Sí, la lamprea ya se puede comer durante todo el año gracias a Conservas de Cambados. El cofundador de la empresa, José Luis Alfonso, es uno de los fans del extraño pez que puebla las aguas del Ulla y del Miño y, cansado de tener que espera al invierno para poder darse el gusto de un guiso a la bordelesa en Arbo, pensó ¿si se pueden enlatar atún y sardinas, por qué no lamprea?

Han sido sus hijos Keko y Maite, la segunda generación que está hoy al frente del negocio, quienes se encargaron de llevar la idea a la mesa y así nació la receta, que se sirve en una lata de 280 gramos, que solo requiere calentarse y comerla tal cual o acompañada de un arroz y picatostes. El envase se puede encontrar en tiendas a 29 euros y está pensado también -como otros productos de la casa- para el sector de la restauración. La lamprea del Miño a la bordelesa cuenta con un buen aval: «La llevamos a Madrid Fusión y los cocineros que la probaron dijeron que no notaban diferencia. Creo que lo conseguimos», apunta Keko Alfonso.

La firma cuida al máximo el contenido y el continente; en el envase no falta la redecilla que envuelve la lata y que, con el paso de los años, se ha convertido en sello de la casa; tanto es así que «cuando vamos a las ferias nos llaman los de la red». Empezaron siendo monocolor, pero la gama se amplió a distintos tonos en función del tipo de género: redes rojas para las conservas con salsa, azules para el marisco al natural, verdes para las recetas con aceite de oliva, naranjas para el salmón de Noruega y negras para el atún rojo. Y si se quiere quedar como un rey a la hora de hacer un regalo, Conservas de Cambados tiene varios formatos de estuches, en madera y cartón, en los que, además de conserva, se pueden incorporar desde un albariño, pasando por un licor a una botella de aceite. A demanda.