Un concejal hace guardia para que el carillón del reloj de Cambados no despierte a los vecinos

El mecanismo situado en la torre del consistorio se descontroló tras el cambio de hora y las campanadas sonaron toda la noche del lunes, para desesperación de más de uno


cambados / la voz

Reloj no marques las horas, porque voy enloquecer... dice la canción de Lucho Gatica, una letra que podrían hacer suya los vecinos de Cambados que el lunes no pudieron pegar ojo. En su caso no era por mal de amores, la culpa fue del reloj del ayuntamiento que estuvo sonando toda la noche a las horas en punto, primero el soniquete de su carillón y, después, campanada tras campanada, dando las diez y las once, las doce y la una y las dos y las tres, que canta otro grande como Sabina.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

Un concejal hace guardia para que el carillón del reloj de Cambados no despierte a los vecinos