cambados / la voz

«Somos trans e non nos calarán». Esta es la frase que coreaban las integrantes de la asociación Nós Mesmas esta tarde a su paso por el paseo marítimo de Cambados, justo delante del bar donde tuvo lugar el incidente que propició esta movilización. Sara Aguado afirma que allí fue objeto de insultos por su condición de transexual y el colectivo consideró oportuno lanzarse a la calle para expresar su repulsa por estos hechos.

Los planes iniciales pasaban por terminar la manifestación frente a la cafetería y hacer allí la lectura de manifiestos, pero a última hora se decidió cambiar la hoja de ruta en aras de evitar posibles altercados. La alcaldesa, Fátima Abal, actuó de mediadora con el fin de apaciguar los ánimos a la vista de la polvareda que este asunto suscitó en medios de comunicación y redes sociales. Tanto es así que la Guardia Civil desplegó cinco patrullas en el paseo de San Tomé, a mayores de la presencia de varios agentes de la Policía Local de Cambados.

Finalmente se hicieron cambios y la lectura de manifiestos se realizó, primero, en la plaza del Concello y, después, ante el salón Peña. La cabeza de la manifestación sí hizo una parada ante el bar para dejarse ver y oír mientras los clientes que tomaban unas cañas en la terraza asistían impasibles a esta insólita estampa. Allí, según el testimonio de Sara, una camarera la llamó «maricón de mierda» porque no quiso barrer la terraza -Sara trabaja de forma temporal en el servicio de limpieza del Concello-, lo cual propició que denunciara el caso ante el juzgado, caso que, para su sorpresa, se archivó sin mayores consecuencias. Por su parte, este sábado a preguntas de este diario, el propietario del establecimiento rehusó hacer una valoración de lo ocurrido.

Quienes sí hablaron, y de forma contundente, fueron las integrantes de Nós Mesmas, que a golpe de tambores recorrieron las calles peatonales del pueblo haciendo proclamas como: «Respetade a nosa existencia ou esperade a nosa resistencia», «se tocan a unha respondemos todas», «o corpo é noso, trans en pé» o «imos queimar a conferencia episcopal por machista e patriarcal».

A quien le costó más alzar la voz fue a Sara Aguado debido a los nervios, que se le hicieron un nudo en la garganta cuando se puso ante el micrófono en la puerta de la casa consistorial. Sus silencios fueron cubiertos con los tambores y los aplausos de las personas que a esa hora, las siete de la tarde, se congregaban delante del Concello, entre quienes se encontraban la alcaldesa y varios concejales de la corporación.

Sara pidió que no se la mire como «un bicho raro» e igualdad de trato para las personas transexuales en todos los aspectos de la vida, también en el laboral. La movilización se prolongó durante tres cuartos de hora, tuvo a Sara Aguado como abanderada con una enseña tricolor y congregó a unas 150 personas, según los cálculos de la policía local. Al concluir su intervención, la protagonista del día se fundió en un emotivo abrazo con la alcaldesa, a la que considera su mejor amiga en la localidad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La causa de Sara encuentra eco en Cambados: «Somos trans e non nos calarán»