Las conserjes asumirán los trabajos de desinfección de los colegios cambadeses

Rosa Estévez
rosa estévez CAMBADOS / LA VOZ

CAMBADOS

MARTINA MISER

El Concello agradece la buena disposición de estas empleadas municipales

22 ago 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

La alcaldesa de Cambados, Fátima Abal, mantuvo ayer una reunión con las conserjes que prestan servicio en los colegios de la localidad. Son todas mujeres. Son todas personal municipal. Y según la relación de puestos de trabajo, todas tienen la categoría de conserje-limpiadora. Esa segunda faceta de su función quedó hace tiempo un poco olvidada: el trabajo en las conserjerías ya es suficiente como para tener que encargarse, también, de la limpieza de los centros, que fue encargada a una empresa que la realiza por las tardes.

Pero ha llegado el covid-19 y ha obligado a cambiar las formas de hacer las cosas. Aunque no es una competencia municipal, sino de la Xunta, el Concello de Cambados ha empezado a buscar fórmulas para garantizar que en los colegios se cumplan los requisitos de limpieza y desinfección establecidos para el curso escolar. Y han llamado a la puerta de las conserjes para pedir su colaboración, y que asuman parte de ese trabajo a mayores. «Las convocamos a una reunión para ver qué les parecía», explicaba ayer la alcaldesa de Cambados. Y, tras la reunión, agradecía la buena disposición mostrada por las trabajadoras, que se han comprometido a asumir las tareas extra de la mañana: airear las clases antes de la llegada de los niños y limpiar tres veces al día los baños y las zonas comunes de los colegios cambadeses. Por las tardes, seguirá siendo una empresa externa la que se encargue de realizar los trabajos de limpieza de los mismos.

Queda, pues, un asunto menos que resolver. Aunque aún son muchas las cosas que habrá que arreglar antes del inicio del curso escolar. El próximo miércoles, Fátima Abal, el encargado de obras y las direcciones de los colegios mantendrán otra reunión para intentar articular qué hacer y cómo articular servicios fundamentales para la conciliación familiar, como son el plan madruga y los comedores escolares. Hay que analizar qué instalaciones hay disponibles y qué medios sería necesario activar. El Concello de Cambados está dispuesto a echar una mano, pero su capacidad de ayuda también está limitada. «Quiero insistir en que seguimos reclamando a la Xunta que se haga cargo de sus competencias», dice la regidora, quien señala que desde el Ayuntamiento se velará para que la vuelta al cole sea, en esta villa arousana, lo más segura posible.