Detenido un arousano en una operación liderada desde Baleares con cinco toneladas de hachís incautadas

Luis Augusto Fariña ya fue implicado en el 2015 en una alijo de 1.828 kilos de coca; la Guardia Civil realizó detenciones en Cambados, Albacete, Almería, Barcelona, Ceuta, Málaga y Las Palmas, además de países como Italia, Libia, Marruecos, Guinea Bissau, Senegal y Túnez

Vivienda de Cambados en la que reside Luis Augusto Fariña  y registrada ayer por ECO Galicia de la Guardia Civil
Vivienda de Cambados en la que reside Luis Augusto Fariña y registrada ayer por ECO Galicia de la Guardia Civil

Cambados

Cambados fue otra población más de las tomadas ayer en España por la Guardia Civil en un dispositivo simultaneo. El tipo de efectivos, medidas de seguridad y despliegue evidenciaba un formato de operativo antidroga. Qué los agentes centrasen sus esfuerzos en la vivienda de Luis Augusto Fariña, en el perímetro de la villa, concretamente en la zona de Os Caeiros, fue la prueba definitiva. Y es que Fariña, apodado Jaro, cayó en el 2015 con 1.828 kilos de cocaína a bordo del pesquero portugués Onda Nazarena. Su ficha policial lo sitúa igualmente con el talento necesario para pilotar planeadoras por las rías o costa de Galicia.

El ombligo del procedimiento se desarrolló en las Islas Baleares, de ahí que el juzgado instructor se ubique allí también. Se practicaron 20 registros en domicilios e inmuebles de diferentes localidades de Barcelona,, Girona y Combados. Además, 19 arrestos pertenecientes a una organización internacional dedicada presuntamente al transporte de grandes cantidades de hachís por el mar Mediterráneo. Los registros permitieron igualmente la incautación y recuperación de un vehículo sustraído en Marsella en noviembre de 2019 y que portaba placas falsas de matrícula. Dicho vehículo se encontraba en poder de uno de los líderes de la organización, el cual había montado en su propio domicilio un plantación de marihuana “in door”. Al mismo tiempo han sido intervenidos diferentes útiles susceptibles de ser empleados para la distribución de droga, además de terminales para comunicación encriptada.

La operación se inició el pasado año al detectar los agentes, en Palma de Mallorca, un velero que podría utilizarse para transportar droga. Continuando con las investigaciones, los agentes pudieron constatar la existencia de una estructura delictiva cuyo ámbito de actuación abarcaba las provincias de Albacete, Almería, Barcelona, Ceuta, Málaga, Las Palmas y Pontevedra, además de países como Italia, Libia, Marruecos, Guinea Bissau, Senegal y Túnez. Dado el carácter transnacional de las actividades ilícitas desarrolladas por la organización, la Guardia Civil realizó actuaciones conjuntas con la Guarda di Finanza italiana, así como la Armada de Senegal y la Oficina Central para la represión del tráfico ilícito de drogas, agencia dependiente de las autoridades policiales senegalesas. Fruto de la a cooperación internacional desarrollada con las autoridades policiales de Senegal, tuvo lugar la intervención y el abordaje en aguas internacionales próximas a dicho país, de un velero propiedad de la organización en el que se hallaron 5.140 kgs de hachís, por lo que se procedió a la detención de los tres tripulantes de velero, dos de nacionalidad colombiana y un ciudadano español, patrón de la embarcación, siendo trasladados hasta Dakar, explican fuentes de la investigación, dirigida por el Equipo Contra el Crimen Organizado (ECO) Baleares. Lo que no ha trascendido aún es el papel exacto atribuido al único detenido en Galicia, Augusto Fariña, que en el 2019 vio cómo se confirmaba las condenas por la el alijo del Onda Nazarena.

La gran curiosidad de aquella sentencia, una vez firme, radicaba en la afirmación de los magistrados al reconocer el papel crucial que tuvo la DEA, la Agencia Antidroga stadounidense. Fue un colaborador el que recibió en aguas internacionales de América del Sur la coca, asumiendo su transporte hasta la costa portuguesa previa entrega a las autoridades norteamericanas, «que la mantuvieron bajo su custodia». Ya en Portugal, el alijo fue controlado por las policías de ambos países, que verificaron su entrega a las personas que la habían adquirido desde España.

Segundo operativo

También en Cambados, y también derivado de una operación de narcotráfico, se desarrolló otro operativo con registros. En este caso de la Policía Nacional y Vigilancia Aduanera, y en el marco de la investigación que facilitó la última aprehensión de coca llegando a Galicia: 4.500 kilos. Cayó igualmente el denominado clan Santórum, del que su presunto líder, Juan Carlos, sigue en busca y captura tras fugarse sorpresivamente poco antes de que los agentes lo arrestasen. Los efectivos desplegados hoy se concentraron en la zona de Oubiña, concretamente en una nave industrial que suscitaba quejas vecinalles por el olor a poliester. Allí se encontraron con más embarcaciones vinculadas presuntamente a los investigados. De los detenidos a bordo del Karar, con el alijo, seguirán todos en prisión, incluido el ciudadano gallego, concretamente de Bueu, que viajaba con ellos y del que aún se desconoce su relación con los considerados líderes de la organización gallega.

Lo que a buen seguro sí servirá como prueba procesal, una vez llegado el juicio, es que las coordenadas exactas de la nave de Vinquiño (Sanxenxo), considerada uno de los centros logísticos de los investigados, fueron encontradas en el puerto de mando del Karar, un barco vinculado por igual a Panamá que a EE.UU. El resto de implicados aún en prisión siguen a la espera de qué la Audiencia de Pontevedra resuelva sus peticiones de libertad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Detenido un arousano en una operación liderada desde Baleares con cinco toneladas de hachís incautadas