De vuelta a la camilla para tratar la lesión de rodilla y el dolor de espalda

En las clínicas de fisioterapia se está funcionando con cita previa y en algunos centros exigen al cliente acudir sin joyas y con mascarilla


vilagarcía / la voz

La entrada en la fase 1 ha permitido, también, volver a la consulta del fisioterapeuta para tratar esos músculos y esas articulaciones que no funcionan como deberían. Son muchas las personas que estaban esperando como agua de mayo a que su fisio de cabecera reabriera la clínica para retomar la rehabilitación que quedó a medias en marzo o encontrar remedio al dolor de espalda que se ha agudizado durante el confinamiento. Y es que el estado de alarma le ha dado un descanso a muchas personas, pero para otras ha supuesto un plus en la carga de trabajo que empieza a pasar factura.

Así lo constatan en la clínica Óscar de Vilagarcía, donde observan una mayor incidencia de patologías entre el personal sanitario, de supermercados y de servicios de limpieza. Ellos son su prioridad a la hora de organizar el día frente a otros colectivos, salvo casos de urgencia. Así pues, las listas de espera aumentan, aunque la situación es muy dispar. En algunas clínicas están en disposición de atender de un día para otro mientras que en otras llegan a las dos semanas de dilación.

Han sido casi dos meses cerrados y el trabajo se acumula. Hay que tener en cuenta que muchos tratamientos se interrumpieron de forma abrupta el 13 de marzo y eso, además de trastocar las agendas, podría tener consecuencias en los pacientes, según explica Nerea Carrera, con clínica en Cambados. Eso y el sedentarismo durante la cuarentena y los excesos de la desescalada, que están provocando que más de uno se lance a correr sin una preparación física previa con las consiguientes lesiones, según explica esta profesional.

Las consultas de rehabilitación relacionadas con los accidentes de tráfico y siniestralidad laboral han descendido por razones obvias, pero suben las relacionadas con el estrés. «Como todos sabemos, a falta de movemento afecta ás nosas articulacións e o sistema muscular. Se a isto lle engadimos o nivel de estrés aparecen manifestacións como o bruxismo, cafaleas tensionais ou cervicais», según explican desde la Óscar Fisioterapia. El teletrabajo también está siendo una fuente de problemas. «Es complicado compatibilizar el trabajo en casa con los críos y demás cuestiones domésticas, eso puede provocar estrés y, en consecuencia, problemas tensionales relacionados con cervicales, hombros y espalda», abundan desde la clínica Salvador Abalo de Vilagarcía.

Los centros que han abierto sus puertas lo hacen siguiendo unos estrictos protocolos de seguridad con el fin de evitar contagios tanto a los profesionales como a los clientes. Los primeros van provistos de mascarillas, gafas, pantallas, batas especiales y hasta guantes, aunque trabajar sobre la piel con protectores de vinilo o nitrilo no resulta sencillo. «Es una recomendación del colegio de fisioterapeutas y lo hacemos para dar la máxima seguridad a nuestros pacientes», abunda Salvador Abalo. Las cabinas y las zonas comunes deben ser desinfectadas y se han tomado medidas como colocación de dispensadores de gel hidroalcohólico, separación de las sillas y retirada de revistas en las salas de espera y en algunos centros incluso toman la temperatura a los pacientes. Estos también tienen sus obligaciones, como son el uso mascarilla, prescindir de joyas y otros elementos metálicos y acudir a la consulta solo mediante cita previa.

Toda precaución es poca en estos tiempos, máxime teniendo en cuenta la naturaleza de estos tratamientos, que hacen imposible mantener el distanciamiento social.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

De vuelta a la camilla para tratar la lesión de rodilla y el dolor de espalda