Él es el alma de la fiesta

POR AMOR AL ALBARIÑO Isaac López acude todos los años a la fiesta de Cambados, donde instala una carpa y monta su set de DJ para hacer bailar a todos los presentes solo por diversión


Tiene 31 años y muchas fiestas del Albariño a sus espaldas. Isaac López Sánchez vive en Cambre, pero el primer fin de semana de agosto de cada año se desplaza a la localidad pontevedresa, como tantos otros, para disfrutar del conocido festejo. Pero Isaac no es uno más, porque él no va simplemente para disfrutar del vino ni del ambiente, sino como maestro de ceremonias. Con la ayuda de sus amigos, instala en el paseo marítimo una carpa blanca bajo la que ofrece música desde media tarde hasta bien entrada la madrugada.

«Colocamos una mesa para el ordenador y desde hace tres años también ponemos vallas alrededor para evitar que entren muchos desconocidos, porque si no es una locura. Pueden tirar alguna copa y estropearse el equipo, ya que tenemos los altavoces, el generador, un micrófono... pero, en general, la gente se porta bien», dice Isaac. Para colocar su set echa mano de sus amigos: «Aparco la furgoneta en el paseo lo más cerca posible, y desde allí cargamos con todo en la mano hasta la zona en la que nos ponemos. Sin mis amigos tendría que hacer 800 viajes para poder llevarlo todo, y lo mismo para recoger». Una operación que llevan realizando ya una década.

«Llevo 10 años poniendo música en el Albariño. Los primeros tres vine a la fiesta, pero sin pinchar, y fue cuando me di cuenta de que le hacía falta más chichilla, porque hasta que empiezan los conciertos por la noche no hay música», explica. Al principio se instalaba cerca de la zona en la que están las casetas de vino, pero debido a la cantidad de gente que se juntaba, la Policía Local les indicó que era mejor que se ubicasen en la zona del paseo. «Y fue una suerte. Estamos en el paseo marítimo desde hace cuatro años o más, y es mucho mejor, es rollo Ibiza. Estás con las palmeras enfrente, el sol, la ría.... », comenta el cambrés al que muchos esperan ya en la zona para comenzar la fiesta. «Hay gente que cuando llegamos con todo ya nos dice que nos estaban esperando. También me escribió por Instagram mucha gente que no conozco preguntando cuándo empezaba porque me han visto otros años y por conocidos saben quién soy. Me etiquetan luego en sus publicaciones con vídeos y fotos», confiesa el disyóquey más conocido de la fiesta del Albariño.

Aunque muchos lo crean, su actuación no está incluida en el programa oficial de festejos, pero pudo estarlo. Tanta es la gente que junta y el buen ambiente que consigue que en una ocasión le contactaron desde el Concello. «Hace unos años me contactó la concejala de Cultura, pero en su propuesta tenía que pinchar en el palco que ponen en la plaza de Fefiñáns, donde actúan los artistas en los conciertos que programan de noche. Me propuso estar allí por la tarde, pero no me interesó porque a mí me gusta estar con mi gente. Pinchar con ellos al lado e interactuar y desde el escenario no podría», explica.

Acompañado de sus amigos, Isaac ha llegado a ofrecer música en el paseo desde las cinco de la tarde hasta las cinco de la mañana. Y no solo eso, porque él también anima a los allí congregados. «Llevo un micro siempre. Los disyoqueis profesionales ponen música y ya, lo hacen genial, pero yo no hago eso. No es solo ir a poner la música o enlazar temas sino que me gusta hablar y así animo a la gente. Puedo ser hasta pesado ja,ja,ja». De esa forma, el cambrés invita a los presentes a cantar con él y a bailar los éxitos que pone entre los que no faltan canciones populares como O Miudiño. «Mi estilo es variado, pero es la música que me mola a mí. Paso de una bachata a un tema flamenco, ya que puedo poner desde Rocío Dúrcal a Juan Luis Guerra pasando por canciones de Disney como las de El Rey León o El Libro de la Selva. No pongo nada de electrónica porque a mí no me gusta y no me siento identificado», aclara.

Peticiones y dedicatorias

Por supuesto a DJ Isaac no le falta quien le pida una canción o una dedicatoria. «El año pasado iba apuntando en mi móvil cada cosa que me pedían. Dejé de hacerlo cuando ya tenía 400 anotaciones entre temas para poner y gente a la que dedicárselos». Incluso hubo años que la gente preguntaba por las camisetas que él y sus amigos se hacían para la ocasión. «Cada año nos hacíamos una camiseta para venir todos con ella, pero este año decidimos reciclar y utilizar las de años anteriores. Casi todas eran amarillas así que íbamos todos iguales». Y además de reciclar vestuario, Isaac también quiso concienciar a la gente para no ensuciar la zona. «Llevamos bolsas de basura que repartimos por ahí para intentar que se acumularan menos residuos y dejar todo lo más limpio posible», cuenta Isaac, que no gana un euro poniendo música en Cambados, ya que lo hace por pura diversión.

«Llevamos un generador que funciona con gasolina, pero además este año el personal de una de las food trucks del paseo, el de la pulpeira, nos dejó conectarnos a su toma. Les estoy muy agradecido», explica el cambrés. Para sufragar el gasto que conlleva el consumo de electricidad de su generador, Isaac y sus amigos llevan unos años pasando entre la gente una hucha para que quien quiera aporte la voluntad. «No ganamos dinero con eso ni es el objetivo hacerlo. Se pasa de forma simbólica y quien quiera poner algo es bien recibido para por lo menos tener para cubrir los gastos de llevar el generador para poner la música», indica Isaac. Por supuesto, él también es el alma de la fiesta en su Concello en donde colabora con muchos de los festejos que se celebran. «Son las fiestas ahora del 14 al 17 y estaré en el bochinche poniendo música».

Ya lo saben, si quieren disfrutar a pleno rendimiento de la fiesta del Albariño y echarse unos bailes busquen la carpa que instala Isaac con sus amigos en la zona del paseo. La diversión está asegurada, pero si esperar hasta el año que viene les parece demasiado siempre pueden pasarse por Cambre y buscar al DJ más simpático por allí. Porque este sábado Isaac juega en casa.

La Paquita Salas de las orquestas

CATERINA DEVESA

Ella es la «madre» del Combo. Carmen Prado lleva once años montando el escenario de la orquesta que arrasa en Galicia; los inicios de los canarios fueron duros y por eso se unieron en una piña que ella cuida como a su segunda familia

Se dice que detrás de un gran hombre hay una gran mujer, y detrás de una gran orquesta también. Porque una de las caras menos visibles, pero no menos importante de El Combo Dominicano es Carmen Prado, conocida como Carmencita. «Eu penso que a xente pode verme como a nai, pero é verdade, porque coa miña idade e a deles.... Eu teño 57 e, ademais, ao ser muller, que é algo que se ve moi pouco nesta profesión, si que son como a súa nai», explica Carmen de camino a una de los cientos de verbenas en las que la formación actúa.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Él es el alma de la fiesta