Cinco concellos de Arousa siguen sin formalizar en pleno sus nuevos gobiernos

Cambados y Catoira ni siquiera han oficializado el reparto de concejalías


vilagarcía / la voz

Han pasado tres semanas desde que se constituyeron formalmente las corporaciones municipales. Tras elegir alcalde, el resto de la organización municipal debería ser coser y cantar. Pero no es así. Así que, a una semana de que acabe el plazo para celebrarlo, hay aún cinco municipios de la zona de Arousa que continúan sin haber mantenido la sesión de organización.

El retraso afecta a aquellas localidades en las que no hay una mayoría absoluta sobre la que asentar el gobierno. En este capítulo, destaca el caso de Cambados, donde la alcaldesa Fátima Abal, elegida con los votos de Somos y BNG, gobernará finalmente con el único apoyo de la formación que encabeza Tino Cordal. En el municipio del Albariño el reparto de concejalías parece más o menos cerrado, aunque no ha sido firmado el decreto que oficializa el reparto. Y tampoco ha trascendido oficialmente el número de concejalías liberadas con las que contará el ejecutivo.

La situación parece aún más complicada en Catoira. El BNG, grupo que ostenta la alcaldía, únicamente tiene tres representantes en el pleno. ¿Cómo van a lograr organizar el trabajo? ¿Habrá algún concejal liberado? El regidor, Xoán Castaño, lleva este asunto con extrema discreción: el próximo lunes tiene previsto iniciar el trámite para convocar la sesión de organización y ahí se verá qué es lo que ocurre: cuál es su propuesta y si logra los apoyos necesarios para sacarla adelante.

En Meaño, el popular Carlos Viéitez, que no logró formar una mayoría estable, gobierna en minoría. También él tiene previsto iniciar el lunes los trámites de convocatoria del pleno de organización.

Apurando tiempos

Juan Manuel Vidal Seage, el alcalde de Pontecesures (PP), ha renovado el pacto de gobierno con Terra Galega e IP. Las competencias de cada una de estas formaciones están claras, pero la sesión organizativa no se celebrará hasta el día 15, la última jornada legalmente establecida para hacerlo. Las vacaciones de los funcionarios son el argumento que esgrime Seage para explicar esta dilatada espera, aunque también puede tener algo que ver la falta de definición de las concejalías liberadas, que han sido fruto ya de varios borradores.

El caso más sorprendente es el de Ribadumia. Allí, el independiente David Castro tiene mayoría absoluta para sacar adelante las liberaciones que considere precisas, y su gobierno se halla ya perfectamente repartido. Falta, únicamente, celebrar el pleno. ¿Tendrán algo que ver en esta demora las negociaciones en varios frentes por el control de la Mancomunidade do Salnés? Habrá que verlo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cinco concellos de Arousa siguen sin formalizar en pleno sus nuevos gobiernos