La obligación de fichar al ir a trabajar causa desconcierto en el sector del mar

Las cofradías lamentan que no se tengan en cuenta las pecularidades de su labor


vilagarcía / la voz

La entrada en vigor del Real Decreto que obliga a realizar un control horario del trabajo, a fin de evitar el endémico abuso de las horas extra no retribuidas, está ocasionando desajustes en tierra. Y en el mar, esos desajustes son aún mucho mayores. «Hai tal variedade de oficios, de artes e de circunstancias, que isto é moi complexo», explicaba ayer el patrón mayor de Cambados, Ruperto Costa. A la suya se unen muchas otras voces del sector, como la del patrón mayor de A Illa, Juan Rial Millán, que lamenta el nuevo atolladero burocrático al que ha sido empujado el sector. O la del patrón de O Grove, José Antonio Otero, que no acaba de entender cómo se va a poder aplicar el control horario en los barcos de bajura.

Más allá de los portavoces del sector, las dudas se extienden por los muelles y llegan hasta las oficinas de las asesorías marítimas, donde bajura, marisqueo y sector mejillonero se lamentan del carácter genérico de una norma sobre la que nadie les ha consultado. «Se ha redactado una norma masiva y genérica, sin analizar las múltiples situaciones específicas de los distintos sectores, sin un reglamento que regule su implantación, y sin personal dentro de la propia administración que pueda estar informado o dar buena información al respecto», explicaban desde Asemar, en Vilagarcía. Hablan, de nuevo, de esa situación caótica y confusa que se produce cada vez que se intenta trasvasar una normativa «de tierra» al trabajo del mar. Y en el mar, insisten desde esta gestoría especializada, «hay unos horarios que nada tienen que ver con los de una oficina o un bar». Los marcan los planes de explotación, las mareas y los pedidos comerciales. Son estos los factores que determinan las jornadas, que «no superarían las cuarenta horas semanales». Hay, además, otros factores a tener en cuenta, como que «por la acción de los temporales o de las mareas rojas, a veces ni hay actividad. Estos supuestos no los contempla tampoco la norma».

Las cofradías arousanas están a la espera de que se convoque una reunión de la federación en la que se aborde lo que consideran una traba burocrática que lastrará a sus asociados y al propio funcionamiento de los pósitos, aunque algunos, como el de Cambados, ya están aplicando el control horario desde hace meses. En los barcos, de momento, se está solventando el asunto con las hojas de papel que han proporcionado muchas asesorías. Para las aplicaciones móviles y controles por huella habrá que esperar.

¿Menos complejo?

Y, mientras se espera, prestemos atención a otras voces que, también desde dentro del sector, consideran que la dimensión del problema no es tan grande como se dibuja. Establecer el control horario puede ser un engorro, sí, pero «de lo que se trata no es de cumplir las ocho horas y parar; de lo que se trata es de que, si se hacen horas extra, la gente las cobre o las recupere en horas de descanso». Aun de acuerdo en que la norma general es de más compleja aplicación en el mar, y que hay que hacer ajustes, «no es tan problemático como pueda parecer».

«Botamos dúas horas de camiño antes de empezar a pescar... ¿Como imos facer?»

José Antonio Otero, el patrón mayor de O Grove, confía en que la federación de cofradías no tarde en reunirse para abordar la entrada en vigor del nuevo decreto y las repercusiones que este tendrá en el sector pesquero. «Hai moitas dúbidas», dice Otero. Y pone como ejemplo su caso. «Nós, agora, botamos dúas horas de camiño no mar antes de empezar a pescar. Pero no verán van ser cerca de catro horas... ¿Como imos facer? Non nos vai dar o tempo», se lamenta el patrón mayor meco. «Hai moita preocupación, a xente está nerviosa, porque non é un problema que afecte a un barco, aféctanos a todos en maior ou menor medida». Él, de momento, y como ocurre en la mayor parte de los barcos, ha comenzado a realizar los controles horarios con folios.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La obligación de fichar al ir a trabajar causa desconcierto en el sector del mar