O Pombal, a expensas de las obras

La reforma de la piscina está alterando el funcionamiento del complejo deportivo; hasta abril no llegará la normalidad


cambados / la voz

La reforma de la piscina municipal de Cambados no solo ha alterado el funcionamiento de esta instalación. Las obras han supuesto, también, el cierre del gimnasio municipal y otros cambios. Poco a poco, la normalidad se va imponiendo, aunque no será definitiva hasta que acabe la construcción de los nuevos vestuarios. La fecha que se maneja es principios de abril.

El gimnasio

Reabre el lunes. Tras varias semanas cerrado, se anuncia su apertura para el próximo lunes. Los usuarios podrán volver a sus rutinas gimnásticas, aunque a la hora de ducharse se encontrarán con novedades. Los vestuarios antiguos están derruidos para levantar unos nuevos y de los dos que quedan disponibles, uno está en desuso, lo cual obliga a buscar un segundo para poder habilitar aseos masculino y femenino. La solución se encontró en los vestuarios del pabellón de deportes, a los cuales se puede acceder desde la propia piscina. Durante la semana no se prevén problemas de espacio, pero el fin de semana, como consecuencia de los partidos de competición, podrían surgir contratiempos. El Concello estudia como afrontar la situación, según informa el edil de Deportes, Víctor Caamaño.

campos de fútbol

Vuelven a estar disponibles. Ayer se retomaron los horarios habituales para poder utilizar las canchas exteriores. La semana pasada estuvieron clausuradas hasta las siete de la tarde como consecuencia de las obras que se acometen en los vestuarios, atendiendo a razones de seguridad, lo cual obligó a suspender los entrenamientos previstos hasta esa hora. Los trabajos avanzaron más rápido de lo esperado y ayer mismo el concejal de Deportes anunciaba la vuelta a la normalidad.

La piscina

La obra, rematada. Está concluida, pero la instalación no puede abrir a la espera de que concluya la construcción de los nuevos vestuarios. Además de dotar la zona del vaso de una nueva cubierta, se aprovechó el proyecto para renovar la zona de SPA: sauna y bañeras de hidromasaje. La obra supuso una inversión de casi un millón de euros, a mayores de otro medio millón que costaron los vestuarios. La previsión de Caamaño es que pueda estrenarse a principios de abril.

Sistema eléctrico

Renovado. Las obras de la piscina pusieron al descubierto serias deficiencias en el sistema eléctrico. Se hizo necesario renovar la instalación, lo cual supuso un desembolso, a mayores, de cien mil euros, que se financiaron con cargo al Plan Concellos de la Diputación de Pontevedra. De forma provisional, la centralita eléctrica se ubica en un vestuario -de ahí que solo haya uno disponible-, aunque la previsión es que se traslade a la sala en la que se concentrará toda la maquinaria que da servicio al complejo de O Pombal.

El exterior

Pendiente de reordenación. La intención del concejal de Deportes es que el terreno que queda entre la piscina y el paseo marítimo, hasta ahora acotado por una valla y con funciones de jardín, pase a convertirse en un espacio abierto, de acceso libre, dotado de una pista y equipamiento deportivos. Pero Víctor Caamaño tenía ayer dudas de que pueda llevarse a cabo esta reordenación de forma inmediata debido a las limitaciones que impone la seguridad de las instalaciones. «Ese tema vai depender dos técnicos», indicó. Otra cuestión a resolver es la de la financiación para afrontar este proyecto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

O Pombal, a expensas de las obras