Un armador de Cambados sufre el robo de sus aparejos de enmalle calados en Corrubedo

El valor de la mercancía sustraída alcanza los 8.000 euros


vilagarcía / la voz

El armador del barco Madimar, con puerto base en Cambados, aún está digiriendo la situación con la que se encontró el martes por la mañana. Cuando iba a recoger el aparejo que la noche anterior había dejado en la zona de A Poza, en Corrubedo, descubrió que cuatro de las cinco tiras que había dejado caladas en la zona habían desaparecido. En total, un centenar de redes, según relata, que acababa de comprar. Sin saber cómo, 8.000 euros se habían volatilizado.

«Ao principio pensamos que podía ter pasado un arrastreiro pola zona e que enganchara nelas», cuenta Alejandro Pérez. Pero esa idea enseguida fue perdiendo peso. Si se hubiese tratado de eso, «algo teríamos atopado, aínda que fosen as boias, ou trozos das redes». Pero el aparejo había desaparecido sin dejar ni rastro. Eso, sumado al hecho de que las artes se encontraban en un área por la que los arrastreros no pueden pasar, hace que esté cada vez más convencido de que se las han robado.  

Habitual en esta época

No es tan raro en estas fechas. «A estas alturas do ano é cando a maior parte da flota do enmalle mete aparello novo. E parece que sempre hai quen, en vez de ir comprar ás tendas de efectos navais, prefire ir ao mar», reflexiona. Al margen de eso, hay otro dato que parece dar fuerza a la hipótesis del robo. Muy cerca del lugar en el que desaparecieron sus redes había calado su aparejo un barco de O Grove, cuyo propietario comprobó que alguien lo había levantado antes de su llegada. Pero en este caso, no era un aparejo nuevo, así que no debió de interesar a los ladrones.

Desde Cambados han querido hacer público lo ocurrido para que todos los integrantes de la flota de enmalle estén al tanto de que, en el mar, sigue habiendo quien recurre a estas prácticas. Dar con lo robado, bien lo sabe Alejandro Pérez, va a resultar complicado. Pero este armador quiere, por lo menos, que su caso sirva para poner en alerta al resto de profesionales del sector. «O malo disto xa non son os cartos que perdemos, senón a inseguridade que che queda de que esta situación poida volverte pasar. A ti ou a calquera outro compañeiro», reflexiona el armador cambadés.

Además de alertar de lo ocurrido, Pérez también pretende, al hacer público lo sucedido, facilitar que, si alguien ha reparado en algo que pueda ayudar a esclarecer los hechos, pueda contactar con él.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un armador de Cambados sufre el robo de sus aparejos de enmalle calados en Corrubedo