Un vilagarciano y su esposa, acusados de desvalijar medio centenar de iglesias

La Guardia Civil investigó a la pareja durante seis meses, después de que tratasen de eludir un control en Caldas


VILAGARCÍa / LA VOZ

Aunque su identidad no ha trascendido, ayer, después de que se difundiese su detención, en algún bar de Vilagarcía se bautizó a este hombre como Robin Church. La Guardia Civil acaba de apresar a un vecino de la ciudad y a su esposa como presuntos autores de medio centenar de asaltos y agresiones al patrimonio histórico, cometidos en distintos centros religiosos. Desde iglesias y capillas a casas rectorales. Su radio de acción preferente se situaba en el norte de la provincia de Pontevedra, pero la pareja tampoco le hacía ascos al territorio de A Coruña. Las investigaciones se iniciaron en junio, cuando una patrulla de seguridad ciudadana del puesto de la Guardia Civil de Cambados consiguió interceptar un automóvil en la carretera N-640, después de que sus ocupantes intentasen dar esquinazo a los agentes en un punto de verificación desplegado en la rotonda de Saiar, en el término municipal de Caldas.

El turismo en cuestión se hallaba repleto de artilugios sospechosos. Guantes, patas de cabra, martillos, tenazas, alicates y material semejante, al que se suele recurrir a la hora de forzar puertas y ventanas, además de un importante lote de llaves, llaveros y objetos con motivos religiosos.

Si el hallazgo hizo que los agentes enarcasen la ceja, la comprobación de la identidad de ambos individuos confirmó plenamente que allí pasaba algo raro. El conductor y su mujer presentaban antecedentes que los relacionaban con un robo cometido el año pasado en una iglesia de Vilagarcía. Fue así como se inició una investigación que se prolongó durante seis meses y condujo a la caída de la pareja, acusada de un inusitado volumen de robos con fuerza y daños en iglesias y casas parroquiales pertenecientes a los partidos judiciales de Cambados, Caldas de Reis, y Vilagarcía. La operación, denominada elocuentemente Sixtina, contabilizó 47 saqueos.

Según la Guardia Civil, los asaltos fueron perpetrados entre los meses de enero y junio de este año en iglesias de una extensa nómina de localidades pontevedresas: Meaño, Ribadumia, Meis, Vilanova, Vilagarcía, Catoira, Portas, Caldas de Reis, Moraña, Cuntis y Barro. Además de Rianxo, en la provincia de A Coruña. Los efectos que ambos sujetos portaban en su automóvil fueron reconocidos y entregados, en su mayor parte, a los párrocos a quienes les habían sido sustraídos. A lo largo de la investigación los agentes también recuperaron varios libros de temática eclesiástica, cuya procedencia se desconoce. Entre ellos, una importante obra etnográfica encuadernada en piel, cuyo valor supera los tres mil euros.

La pareja fue puesta finalmente en libertad, con la obligación de comparecer cuando sean citados en el Juzgado de Instrucción número 3 de Cambados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Un vilagarciano y su esposa, acusados de desvalijar medio centenar de iglesias