De las listas del paro a las aulas en busca de empleo

Cientos de personas recurren a talleres y cursos que organiza la administración. En O Salnés hay una amplia oferta


vilagarcía / la voz

Obradoiros de emprego, cursos en empresas, planes de empleo, aceleradoras de negocios… Se cuentan por cientos las personas que se han acogido, o lo van a hacer en las próximas semanas, a las modelos formativo-ocupacionales que oferta la administración para personas en paro, con el objetivo es que aprendan un oficio, más allá de la educación reglada que se ofrece a través de los ciclos formativos. La Consellería de Economía, Industria e Emprego destina miles de euros a estas políticas y, según sus datos, la inversión tiene resultados. Cerca del 60 % de las personas que realizaron sus cursos del Plan Galego de Formación 2018-19 consiguieron un contrato.

Obradoiros de emprego

Formación y sueldo. En O Salnés hay actualmente siete en marcha: en Vilagarcía, Cambados, O Grove, Vilanova y la Mancomunidade do Salnés, que cuentan con 132 alumnos. A estos hay que sumar el que se desarrolla en la comarca de Caldas, para los municipios de Valga y Moraña, que cuenta con otros veinte alumnos. Estos talleres se dividen en dos modalidades: los duales y los de garantía juvenil. Los primeros están concebidos para 20 personas cada uno y tienen una duración de nueve meses. La novedad este año es que los participantes pueden combinar el período de formación con un contrato de aprendizaje en prácticas de al menos tres meses en una empresa de la zona y en una actividad vinculada con la materia que recibe en el obradoiro.

La segunda modalidad está orientada a menores de treinta años, tiene una vigencia de seis meses y capacidad para dieciséis alumnos cada uno. De este tipo hay dos en O Salnés, uno en Vilagarcía y otro en Cambados, en los que se abordan materias que van desde el socorrismo acuático al manejo de nuevas tecnologías. Los obradoiros resultan una opción muy atractiva, tanto para los beneficiarios como para los concellos, pues los alumnos cobran el salario mínimo y a la Administración local le permite contar con mano de obra a cuenta de su formación práctica a la hora, por ejemplo, de planificar el mantenimiento de los jardines públicos o de organizar actividades para niños. La financiación es de la Xunta (288.807 euros por cada obradoiro) mientras que los ayuntamientos aportan las sedes físicas y los materiales.

Plan Integrado

Multidisciplinar. De los 48 programados en Galicia, uno se desarrollará en O Salnés. De nuevo, lo gestionará la mancomunidad para un centenar de vecinos de este ámbito territorial. Este programa ofrece la oportunidad de realizar una amplia gama de cursos de capacitación, que van desde el manejo de una carretilla elevadora, al pilotaje de drones o a nociones básicas de inglés. El objetivo de este plan es alcanzar una inserción laboral del 30 %, aunque, en el caso de O Salnés se superan con creces estos porcentajes.

En las empresas

Doce firmas colaboradoras. Doce empresas y entidades sin ánimo de lucro de la comarca participan en este programa incluido en el Plan Galego de Formación 2018-2019, dirigido a parados. Este año se han implicado la Confederación empresarios de Pontevedra, Beatriz Regueira Portela, Elisa Estévez Rodríguez, Centro de Formación Sálvora, Grupo Informático de Galicia, Arrullos del Agua, Centro de Formación e Informática Mapa, System Vilagarcía, Kaeme Consultoría y Prevención, Autoescuela Sálvora y Aepo Poio. En la comarca están programados 53 cursos, que estarán centrados en el ámbito educativo, la creación de microempresas, gestión administrativa, sistemas informáticos, gestión de despachos y oficinas, tratamiento de datos y coordinación de actividades de tiempo libre. Los interesados pueden obtener la información de los cursos disponibles y realizar la inscripción para el posterior proceso de selección a través del Portal de Emprego de la Xunta. Los cursos tienen un coste por alumno de entre 266 y 6.491 euros por alumno, cantidades que financia la Xunta de Galicia. En este caso, la media de inserción laboral es de casi el 60 %, según los datos de la consellería. En la selección de parados tienen preferencia las mujeres, parados de larga duración, menores de treinta años, personas con discapacidad, emigrantes retornados y alumnos de baja cualificación.

aceleradoras

En Vilanova y A Illa. La formación laboral ya no solo está pensada para quienes aspiran a ser trabajadores por cuenta ajena. La cultura del emprendimiento ha llegado para quedarse, y la administración también se ha sumado a este carro. Cada vez son más las iniciativas de apoyo a los futuros empresarios, tanto en el ámbito público como en el privado. Conceptos como coworking y aceleradoras de negocios están colándose en nuestro vocabulario a la hora de poner sobre la mesa las claves más eficaces para convertir una idea de negocio en realidad.

En O Salnés hay dos iniciativas de este tipo: la que apadrina la Xunta de Galicia en Vilanova, en la que se desarrollaron 22 proyectos de 27 emprendedores ligados al ámbito de la alimentación y el turismo, y la de A Illa. La aceleradora del municipio insular acaba de estrenarse y, en su caso, está auspiciada y financiada por la Federación de Universidades Populares. Su particularidad estriba en que está dirigida, exclusivamente, a mujeres. Algunas de las participantes, como Ana, acuden con una idea clara de lo que le gustaría hacer; en su caso una empresa de turismo activo y cultural. Pero las cuentas siguen sin salirle, de manera que antes de dar el paso ha decidido buscar asesoramiento especializado para calibrar la viabilidad económica del proyecto y no dar un paso en falso. Otra compañera ha puesto los ojos, también, en el sector turístico, pero la mayoría no tienen tan definida la línea a seguir y esperan que este período de formación les proporcione las claves que necesitan. Tienen cinco meses por delante, a razón de dos sesiones a la semana, para adquirir la formación y capacidades que les permitan ser autosuficientes en el mercado laboral.

Desde los concellos

Cajeros, fitosanitarios, pilotos y música. Los ayuntamientos también aportan su grano de arena en el ámbito de la formación laboral. Además de poner a disposición de otras administraciones y empresas sus dependencias, organizan sus propios cursos. Uno de los referentes es Vilanova, donde el Centro de Desenvolvemento Local ofrece cada mes una amplia gama de propuestas: desde manejo de grúas auto cargantes, pasando por la iniciación a la impresión 3D y cursos de cajero y reponedor de supermercado. En Vilagarcía diversifican el abanico. Además de los cursos más convencionales de manejo de carretillas y desbrozadoras y monitores de tiempo libre, el año pasado pusieron en marcha el programa «Achégate aos locais» para que los grupos de música, además de tocar, aprendan a moverse en el mundo de la producción.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

De las listas del paro a las aulas en busca de empleo