Mujeres pioneras y orgullosas de serlo

«Imos pola vida abrindo camiños sen darnos de conta», proclamaron en el Salón García


vilagarcía / la voz

Fueron dos horas de feminismo y de lección de vida porque, como apuntó el alcalde de Vilagarcía Alberto Varela en la introducción del Foro Voz que ayer se celebró en el Salón García, «queda moito camiño por percorrer». Ana Santorum, Ana Peña, Cristina Yagüe, María Falcón, Mar Ambroa y Carmela Silva dijeron en voz alta que sí, que son mujeres pioneras, pero es que además están muy orgullosas de serlo. Y que quieren que haya más. Muchas más. Las que se merecen.

Contaron las cosas que les han pasado, y las que todavía a veces les pasan, por meter la cabeza en un mundo diseñado por los hombres. El testimonio de Ana Peña, policía local en O Grove, fue demoledor. «Entré con 20 años y una cría. Me dieron un uniforme y me mandaron a la calle. A donde nadie quería ir. Yo tenía que hacer el doble que cualquier compañero. Un día le echaron una bronca a uno de ellos porque me había dejado conducir el coche», relató.

Reivindicar el papel de la mujer

No es un caso aislado. Mar Ambroa, gerente de Porto de Cambados, tampoco lo ha tenido fácil. En su caso, mujer, y de fuera de Cambados. «Oín lindezas de todo tipo», recuerda. Pero se puso a la tarea. La suya, reivindicar todos los días el papel de la mujer. Y lanzó un mensaje alto y claro: «Queremos máis mulleres nos postos de dirección porque dende arriba e dende onde se pode cambiar. Non é doado, pero tampouco imposible». Ambroa recordó que las mujeres apenas componen el 6% de los puestos de dirección.

Ana Santorum recordó que no es que sea pionera por ser la directora de Torre de Hércules. También lo fue cuando lanzó el proyecto para vincular a Valle-Inclán con Vilanova, o con su labor en el Museo do Ferrocarril de Vilagarcía. «Imos pola vida abrindo camiños sen darnos de conta», lanzó, y defendió el importante papel que las mujeres juegan tanto en el ámbito de la educación como en el de la cultura.

Cristina Yagüe y María Falcón están embarcadas en una tarea preciosa. Quieren sacar del anonimato a tantas y tantas mujeres que han sido clave en el desarrollo de Galicia, pero de las que poco se sabe. Y quieren hacerlo de la mejor manera que saben, produciendo vino. Cristina es enóloga y María bodeguera y juntas han creado el proyecto Anónimas Viticultoras. Un proyecto en el que ellas realizan todo el proceso y con un toque novedoso. Un toque novedoso y rosado, porque ese es su primer vino. «Queríamos darle la oportunidad a esa variedad de caíño y, además, no tenemos que rendirle cuentas a nadie, solo a nosotras mismas», explicó Cristina, que reivindicó que la enología «no es solamente cosa de hombres».

Los techos de cristal

«Bebamos todas las mujeres vino rosado, si es que ese es un vino para mujeres como dicen», proclamó Carmela Silva. La presidenta de la Diputación de Pontevedra es otro perfecto ejemplo de mujer que ha ido rompiendo techos de cristal. Uno tras otro. Desde que nació, como contó, cuando fue ella y no su hermano «rubio y guapo» la que sobrevivió a un parto gemelar que siempre se complicaba en aquellos tiempos. «Fun a primeira muller da miña familia en ir á universidade. Comecei a traballar con catorce anos. Fun primeira muller voceira no Senado. ¡No ano 2008! ¡A primeira muller no 2008! Fun a primeira presidenta dunha deputación en Galicia. So hai seis mulleres en toda España que sexan presidentas de deputación», explicó.

Cada dato, cada cifra que lanzaba Carmela Silva, era una bofetada en la cara del sistema. «Somos a metade da poboación, queremos dirixir a metade da sociedade. Sería moito mellor vivir nun mundo de igualdade», afirmó.

Silva recordó todas las dudas que su llegada a los distintos puestos levantaba entre los hombres y recordó, también, el desagradable incidente que tuvo con Gonzalo Durán cuando el alcalde de Vilanova le llamó «chacha para todo», una descalificación de género que asegura que es bastante habitual. «Sintes que che fan todo o rato un xuízo sumarísimo e a eles nunca se lles cuestiona», apuntó la presidenta de la Diputación.

¿Hay motivos para la esperanza, para que esa mitad de la población que las pioneras que participaron en el ForoVoz reclamaron que lleguen a los puestos de dirección? Carmela Silva cree que sí. Está convencida porque «o século XXI é o século das mulleres», dijo y es una lucha, subrayó, en la que merece la pena meterse de lleno.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Mujeres pioneras y orgullosas de serlo