Los Concellos de Vilagarcía y Cambados mueven ficha ante la última oleada de robos

Los alcaldes apelan a la Subdelegación del Gobierno para aumentar la seguridad en las calles. Arrestados un cambadés de 18 años y un matrimonio en Vilalonga


vilagarcía / Cambados / La voz

Los gobiernos de Vilagarcía y Cambados no son ajenos a la preocupación que existe en sus respectivos municipios por la oleada de robos que azotó en los últimos días a viviendas, coches, negocios y edificios públicos. El regidor de Vilagarcía, Alberto Varela, indicó ayer que está sopesando la posibilidad de solicitar a la Subdelegación del Gobierno de Pontevedra la convocatoria de una junta local de seguridad extraordinaria para analizar y tomar medidas ante los últimos acontecimientos.

Su homóloga en Cambados, Fátima Abal, ya se ha dirigido a la Subdelegación del Gobierno para solicitar una reunión en la que abordar este problema, a la que serían invitados representantes de la asociación Zona Centro. Los comerciantes están especialmente alarmados por la sucesión de robos y piden que aumente la vigilancia policial en las calles, también por la noche.

Críticas a Aragunde

La socialista reconoce que esta posibilidad es muy complicada teniendo en cuenta las limitaciones de personal que tiene la policía local y culpó de ello a su antecesor en el cargo. «

Luis Aragunde, agora, está preocupadísimo, tanto que xa está obsesionado coa policía local, cando nunca se preocupou de darlle unha xefatura nin de regularizar aos catro interinos. Nós atopámonos con que, se queremos ampliar plantilla, teriamos que botar aos catro interinos á rúa, cousa que non imos permitir, porque levan más de dez anos traballando no noso Concello»

, señaló.

En todo caso, el gobierno local considera que se pueden buscar fórmulas para aumentar la seguridad en el pueblo, como puede ser mejorar la iluminación en la vía pública, según indicó el concejal de Comercio, Xurxo Charlín.

Los representantes políticos coincidieron ayer en señalar que, pese a los últimos sucesos, ni Vilagarcía ni Cambados presentan unos índices de delincuencia especialmente altos respecto a otros territorios, y que «ter delincuencia cero nunha cidade é imposible», apuntó Varela.

El alcalde de Vilagarcía se refirió a sus planes para aumentar el número de agentes en la policía local y apeló a las demás administraciones para que hagan un esfuerzo en lo que afecta a sus competencias. «As ratios están para cumplir», indicó.

Arrestados un cambadés de 18 años y un matrimonio en Vilalonga

No todos los robos quedan impunes. Desde el Concello de Cambados informaron ayer de que ya ha sido identificado y detenido el presunto autor de los últimos asaltos perpetrados en negocios de Fefiñáns y, el pasado fin de semana, en el pabellón de deportes de O Pombal y dos coches aparcados en las inmediaciones. Se trata de un chaval vecino de la localidad de 18 años, que actuó con un menor de edad, al que se le atribuyen otros pequeños robos habidos en la localidad en los últimos meses.

El joven tenía pendiente una orden de arresto domiciliario que se hará efectiva de forma inmediata. «Un rapaz de 18 anos non pode atemorizar a un pobo, pero xa non vai estar pola rúa, os comerciantes poden estar tranquilos», según indicó el concejal Xurxo Charlín, quien no dejó de elogiar la profesionalidad de la Guardia Civil por su rápida intervención.

Por su parte, los agentes del puesto de Sanxenxo detuvieron a un matrimonio de Vilalonga, al que se le atribuye un robo en la oficina de Correos de la localidad y tiene un amplio historial por delitos contra el patrimonio. La pareja fue puesta a disposición del juzgado de Cambados, que decretó la libertad provisional con cargos.

La investigación continúa abierta para averiguar el destino de los efectos sustraídos, nueve paquetes que estaban pendientes de entrega.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los Concellos de Vilagarcía y Cambados mueven ficha ante la última oleada de robos