La polémica por el exabrupto de Durán reabre la batalla por la mancomunidad

Somos Cambados propone una moción de censura que el alcalde socialista de O Grove está dispuesto a estudiar


vilagarcía / la voz

Envuelto en una tormenta política de dimensiones crecientes, Gonzalo Durán optó ayer por guardar silencio. El alcalde de Vilanova y presidente en funciones de la Mancomunidade do Salnés lleva en el ojo del huracán desde el pasado fin de semana, a raíz de unas declaraciones en las que indicaba que Carmela Silva, la presidenta de la Diputación de Pontevedra, es la «chacha para todo de Abel Caballero» en el organismo provincial. Esas palabras han levantado ampollas, y sobre Durán han llovido las críticas. Por mucho que el regidor popular asegura que utilizó la polémica expresión en un análisis político, la elección de las palabras ha sido «desafortunada», para el PP, y una auténtica demostración de machismo recalcitrante para el PSOE y para En Marea y sus marcas locales. Es el caso de Somos Cambados, quien ayer por la tarde emitió un comunicado de prensa instando a los socialistas de O Salnés a promover una moción de censura en la Mancomunidade do Salnés. Siguiendo el argumentario esbozado el lunes por Luis Villares, el portavoz nacional de En Marea, Tino Cordal calificó las declaraciones de Durán como «unha mostra dun machismo rancio, intolerable en política». Por eso, razona, «se o alcalde de Vilanova de Arousa e presidente en funcións da Mancomunidade do Salnés non quere dimitir, habería que cesalo ou botalo fóra».

En Vilanova, Durán es intocable: su gobierno se asienta sobre una holgada mayoría. Sin embargo, en el pleno de O Salnés las cosas son distintas. Aquí, las cuentas están muy ajustadas, y el poder de decisión recae en tres concejales independientes procedentes de Sanxenxo, Meaño y Ribadumia. «En Vilanova, Durán dispón de maioría absoluta no pleno da corporación, pero non na Xunta da Mancomunidade do Salnés, na que a situación é ben diferente, ao non dispoñer o Partido Popular da mesma maioría», dicen desde Somos, desde donde recuerdan que, en ese foro, ha perdido ya el PP alguna votación.

A valorar

¿Llegará el «chacha para todo» a costarle a Durán la presidencia del organismo mancomunado? Somos ha colocado la pelota en el tejado del PSOE. En las filas del puño y la rosa no tienen clara cuál será su hoja de ruta. «Temos que sentarnos e valoralo», decía ayer, escuetamente, el alcalde de A Illa, Carlos Iglesias. Desde Cambados, Fátima Abal reconoce que, a estas alturas, aún no tiene clara su formación «cuál será el mecanismo más adecuado», pero entiende que «algo tiene que pasar después de las declaraciones que ha realizado Gonzalo Durán».

En esa misma línea se expresa el alcalde de O Grove, José Cacabelos. En su día, su nombre sonó como la alternativa socialista para asaltar la presidencia de la Mancomunidade do Salnés. Y ayer, cargó tintas contra el alcalde de Vilanova, con quien, dijo, «me va a costar mucho trabajo volver a sentarme en una reunión o en el pleno». Y es que, tras las declaraciones realizadas sobre Carmela Silva, «que se salen de la crítica política y son unas declaraciones machistas», «lo que tengo claro es que este señor a mí no me representa». Por esa razón, considera imprescindible que su partido aborde qué alternativas tiene sobre la mesa. «No sé si tendremos los votos para una moción de censura, pero si no es así hay que pensar en otras fórmulas, como la reprobación», dijo el grovense, que ayer mostró su deseo de «saber qué opinan de lo que ha dicho Durán las mujeres del PP en Vilanova, en la mancomunidad y, en general, en ese partido».

Los independientes

El debate se ha abierto, y si se mantiene así, el protagonismo va a recaer en los tres concejales independientes del pleno de O Salnés: José Aspérez (Meaño), Gonzalo Pita (Sanxenxo) y David Castro (Ribadumia). Este último explicaba ayer que, hasta el momento, nadie se ha dirigido a su formación para plantear ningún movimiento en la Mancomunidade do Salnés. Sobre las declaraciones de Durán se mostró muy cauto. «Aínda non falei con el. Ao mellor non quería facer o comentario no sentido ao que se está extrapolando», argumenta el que también es concejal de Ribadumia.

Un contencioso administrativo que ya está en marcha

Las relaciones entre Gonzalo Durán y la presidenta de la Diputación de Pontevedra nunca fueron buenas. El alcalde acusa a la viguesa de abandonar a los municipios pequeños, especialmente a los gobernados por el PP, a fin de reencauzar fondos hacia la ciudad de Vigo. En ese contexto se inscriben las declaraciones que han hecho saltar la polémica. Y en ese contexto, también, se encuentra el contencioso administrativo presentado por el Concello contra la decisión de la Diputación de negarle una ayuda para la puesta en marcha del centro de talasoterapia. Ayer, técnicos municipales y provinciales dieron sus razones ante el juez.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La polémica por el exabrupto de Durán reabre la batalla por la mancomunidad