Un tramo viario de Vilagarcía y dos de Cambados superan el nivel de ruido tolerable

La Xunta aconseja el control del tráfico, la colocación semáforos y, en el caso de Rosalía de Castro, el estudio de su cesión a Ravella


vilagarcía / la voz

Doblegar el tráfico es uno de los objetivos en los que gobiernos municipales como el de Vilagarcía llevan años trabajando. A juzgar por el estudio de ruidos que la Axencia Galega de Infraestruturas (AXI), dependiente de la Consellería de Infraestruturas e Vivenda, acaba de publicar, esta línea apunta en el sentido correcto. El informe identifica, en toda Galicia, una treintena de tramos viarios sometidos a un nivel de ruido superior a los 65 decibelios que la Organización Mundial de la Salud sitúa como límite en cualquier zona residencial. Tres de estos enclaves se encuentran en la comarca de O Salnés. Se trata, en concreto, de la avenida Rosalía de Castro, que une el centro de la capital arousana con Carril; de un tramo urbano de la P0-550 en el centro de Cambados, a su paso frente al colegio Magariños; y de la misma carretera en el punto que discurre ante el colegio de los Salesianos, en la parroquia de Castrelo.

Por lo que respecta a la avenida vilagarciana, el estudio subraya, en concreto, el entorno del parque del balneario de A Compostela y la afección que el sonido de los diez mil vehículos que cada día circulan por este vial ejerce sobre uno de los edificios de la zona. Esta situación afecta, calcula la agencia autonómica, al menos a 236 vecinos. En su caso, la AXI plantea una sola pero significativa propuesta: el estudio de la cesión de la titularidad de la vía, autonómica, a favor del Concello. No se trata de una idea nueva. La Xunta la sopesó hace años, e incluso ejecutó un asfaltado como gesto previo, que sin embargo en absoluto satisfizo la demanda de Vilagarcía de que la avenida fuese adecentada a fondo antes de plantearse siquiera asumir su propiedad.

El ruido generado por el tráfico es, también, el origen del problema que la Xunta detecta en el tramo del colegio Magariños, ya en Cambados. El informe se hace eco de las estrechas aceras que caracterizan a una zona poblada, de lo expuestos al sonido que están los trescientos alumnos del centro y de las medidas que sería necesario adoptar. La principal de todas ellas es lograr el apaciguamiento de la circulación motorizada a través de la implantación de una zona 30 y de la instalación de señalizaciones verticales y marcas viales.

El tercer punto conflictivo se encuentra, asimismo, en el término municipal de Cambados. Se trata de un enclave delicado, por cuanto los peatones carecen de protección pese a la existencia de un colegio, el de Los Salesianos, y a la vista de que un millar de alumnos se ven sometidos a un nivel de ruido excesivo. La Axencia Galega de Infraestruturas tampoco se anda por las ramas a la hora de postular soluciones. Es necesario una importante actuación de mejora de la seguridad vial que incluya la colocación de semáforos y un paso para los viandantes. Todo ello redundará en una mejora acústica.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un tramo viario de Vilagarcía y dos de Cambados superan el nivel de ruido tolerable