Cambados intensifica el control para que las terrazas respeten la ordenanza

La policía velará porque se deje paso a los peatones y no se exceda la superficie autorizada

.

cambados / la voz

Llegó el verano y, con él, el gusto por tomarse una caña al aire libre. Cambados es un lugar propicio parar ello teniendo en cuenta su meritorio casco histórico, lo cual lleva a la mayoría de los bares, taperías y restaurantes a colocar terrazas en la vía pública. El Concello de Cambados aprobó el pasado año una ordenanza con el fin de poner orden en este sector. Pero no todos los empresarios cumplen con la norma. Se abrieron siete expedientes sancionadores contra otros tantos locales, y este verano, el Concello intensificará la vigilancia para que no haya desmanes en este sentido.

El principal problema que se produce es que no se respetan las distancias mínimas entre las mesas para permitir el acceso cómodo de los peatones. La medida mínima está fijada en 1,50 metros, y en 1,20 euros para casos excepcionales en las plazas y calles más estrechas del casco histórico. Otro problema que se detecta es que, a veces, los locales exceden el número de mesas y sillas respecto a la autorización obtenida o que no recogen estos elementos por la noche.

La policía local y técnicos municipales velarán porque se cumplan la normativa y las licencias. Los locales tendrán que mostrar de forma visible un plano de la distribución de mesas y sillas, según el permiso obtenido del Concello, de modo «que todos os veciños poderán comprobar se están a cumprir a ordenanza», según indicó ayer el concejal de Comercio, Xurxo Charlín. Su compañero de filas en Somos y concejal de Servizos Sociais, Tino Cordal, invitó a los vecinos a denunciar los casos en los que la disposición de las terrazas impida el paso de los peatones, de las sillas de ruedas y los carritos de bebés, para, de este modo, mejorar el control sobre los infractores.

Sanciones

Las sanciones por incumplimiento de la ordenanza están tipificadas como leves, de hasta 300 euros; graves, de 300 a 600 euros, y muy graves, de más de 600 euros. El año pasado, el Concello puso multas de 50 euros, con el fin de disuadir de posibles excesos en las terrazas. La peatonalización de la plaza de Fefiñáns y las calles Real y Príncipe durante el verano no ha conllevado, a día de hoy, un aumento de la demanda de terrazas. Según informó Charlín, no será fácil ampliar la superficie de terrazas, porque es necesario dejar libre el carril de circulación para las urgencias, pero, en caso de producirse alguna petición en este sentido, se estudiará su viabilidad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

Cambados intensifica el control para que las terrazas respeten la ordenanza