Comunidades de vecinos instalan cámaras en los garajes tras los robos

La última oleada de asaltos afectó a una treintena de vehículos en Vilagarcía


vilagarcía / la voz

Aunque el delegado del gobierno en Galicia sostiene que los datos de Vilagarcía en cuanto a número de robos están lejos de ser alarmantes, no parece ser esa la sensación que se palpa en las calles de la capital arousana y, en general, en el resto de la comarca. De ello pueden dar fe los responsables de las administraciones de fincas, que comprueban, tras cada oleada de robos en garajes o pisos, como la inquietud se expande como una mancha de aceite por la comarca. «Hay preocupación», dice Pilar Lorenzo, de Fogar Xestión. Y eso se nota en que cada vez son más las comunidades de propietarios que optan por instalar cámaras de videovigilancia en sus garajes e, incluso, en los portales de los edificios. Esta misma semana, explica Pilar, «en una comunidad van a abordar la posibilidad de instalarlas». Habrá que ver cómo queda la votación al final, pero «lo cierto es que existe esa tendencia. La gente intenta blindarse como puede. En algunos casos las cámaras darán resultados, y en otros no», razona la responsable de Fogar Xestión.

En Cambados, la administradora de fincas Xeslar también ha constatado la sensación de inseguridad que ha cundido entre sus clientes, repartidos por buena parte de la comarca. «Los garajes más grandes que tenemos ya tienen cámaras instaladas, y varias comunidades las han puesto también en los portales». Es normal, dicen en una oficina en la que conocen de primera mano el efecto devastador de sufrir un robo: los cacos asaltaron antes de Navidad la vivienda de una de las trabajadoras, y hace unos días a la misma persona le rompieron la ventanilla del coche y se llevaron su bolso durante una breve parada en el entorno de la guardería municipal de Cambados. «Inseguridad claro que hay», razonan en la oficina cambadesa.

Actividad extra en los talleres

De esa misma sensación pueden dar fe los propietarios de los alrededor de treinta vehículos que este fin de semana fueron atacados en el interior de una quincena de garajes. La cadena de golpes se produjo en unos aparcamientos privados que suelen ser de grandes dimensiones, en los que resulta fácil esconderse y permanecer a la espera del momento adecuado para romper ventanillas y registrar los vehículos con calma, a la busca y captura de dinero en metálico. En muchos casos, los ladrones se habrán ido con las manos vacías, pero dejando tras de sí un reguero de cristales que se ha dejado sentir ya en algunos de los establecimientos dedicados a reponer lunas y ventanillas.

Es el caso del taller de Carglass en As Carolinas (Vilagarcía). Desde estas instalaciones reconocen que esta semana están teniendo trabajo extra por culpa de los asaltos registrados en los garajes. «A maior parte chegan coas ventanillas rotas, porque os parabrisas non son capaces de rompelos», relatan desde este establecimiento.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Comunidades de vecinos instalan cámaras en los garajes tras los robos