El precio de la vivienda en la comarca mantuvo su dinámica a la baja en 2017

A Illa es la población de O Salnés donde el metro cuadrado es más caro

.

vilagarcía / la voz

Los precios de la vivienda siguen a la baja en la comarca de O Salnés, aunque con una cierta tendencia al freno en la caída, salvo en el caso de Vilanova, donde han bajado un 12,70 % en el 2017 según un informe del portal especializado pisos.com.

El informe apunta que uno de los lugares de la provincia en los que el metro cuadrado es más caro es en A Illa donde, a pesar de que ha descendido su precio en un 3,43 %, alcanza los 1.674 euros. El ránking provincial lo encabeza Sanxenxo (2.052 euros por metro cuadrado), seguido de Nigrán (con 2.014 euros), Baiona (1.823) y Vigo (1.795 euros). Luego ya aparecería en la clasificación el municipio isleño.

Los más baratos

En el polo opuesto, Tomiño es, con 784 euros por metro cuadrado, el municipio de la provincia donde la vivienda tiene un precio más asequible. A continuación aparecen en la lista Salceda de Caselas (871), Tui (894), Salceda de Caselas (871), Mos (930), Porriño (934), A Guarda (940) y Cambados, con 976 euros por metro cuadrado. En esta localidad, la caída interanual fue de un 2,81 %. Cabe recordar en el caso de la ciudad del albariño que, según los datos del portal inmobiliario, en el año 2015 había sido la segunda localidad de toda España en la que el descenso del precio había sido mayor, con una bajada del 20 %.

Vilanova, pese a los importantes descensos que ha tenido en los últimos años, todavía supera los mil euros por metro cuadrado y se va a los 1.117 €, mientras que en O Grove la cifra se alcanza los 1.401 euros, con una bajada interanual del 5,42 %.

Según el informe de pisos.com, el precio media en la provincia de Pontevedra es de 1.449 euros, con una ligerísima bajada del 0.67 % provocada por la espiral alcista que se vive en la capital de la provincia, donde la vivienda ha subido un 5,94 % para situarse en los 1.250 euros por metro cuadrado.

La media en el conjunto del estado es de 1.571 euros por metro cuadrado. Una media que en la comarca de O Salnés solamente superaría A Illa de Arousa.

Una promoción de 100 viviendas en Desamparados ayudará a subir la oferta

«El gran problema de Vilagarcía es que carece de obra nueva», afirma Avelino Barreiro, de la firma inmobiliaria Avelinobarreiro.com. La ciudad todavía no se ha recuperado de la burbuja y no es difícil encontrar solares donde se anunciaban promociones que nunca se llegaron a realizar. Poco a poco, sin embargo, sostiene Barreiro que la situación va cambiando y que algún promotor parece dispuesto a volver a apostar por el ladrillo nuevo. Sucederá, por ejemplo, en la zona de Desamparados, donde, en unos meses, está previsto que comience la primera de las fases de un proyecto que prevé construir allí cien viviendas. Lo cierto es que no es nada fácil encontrar un hueco en el centro de la ciudad- «Un piso de cien metros útiles en determinadas calles puede rondar los 160.000 euros», asegura Avelino Barreiro.

Encontrar un piso de alquiler a buen precio requiere paciencia y una considerable dosis de fortuna

La ausencia de obra nueva es una de los problemas en el mercado inmobiliario vilagarciano pero no el único ni, quizás, el más grave. Todo aquel que en los últimos años se haya lanzado a buscar un piso de alquiler en Vilagarcía es plenamente consciente de que para conseguir algo con una buena relación calidad / precio es necesario una mezcla de paciencia y fortuna. «Es cierto, falta oferta», reconoce Avelino Barreiro. Hay demasiada gente que quiere vivir en la capital de la comarca por los servicios que ofrece pese a que sus obligaciones laborales los lleven a poblaciones de los alrededores y no es nada barato conseguir algo con unas determinadas prestaciones. «La demanda es muy superior a la oferta», apunta Barreiro.

La serie comprimió el mercado

Y en una ciudad en la que ya no es muy sencillo encontrar un buen piso de alquiler, durante los últimos meses se convirtió en prácticamente imposible por el desembarco en la localidad de todo el equipo de la serie «Oeste. Vivir sin permiso», que comprimió, aún más, un mercado ya muy ajustado.

Fue ya la tormenta perfecta, pero recuerda Avelino Barreiro que no es la primera vez que sucede. Mientras se ejecutaron las obras del AVE se produjo una situación similar, con muchos trabajadores llegados de fuera que se alojaron en viviendas de alquiler de la ciudad. «Cualquier situación excepcional congestiona el mercado», afirma Barreiro que, reconoce que en los edificios más antiguos sí puede haber pisos en oferta pero esos no son los más deseados.

Votación
1 votos
Comentarios

El precio de la vivienda en la comarca mantuvo su dinámica a la baja en 2017