Un alivio para el tráfico, con dos cruces complicados

El Concello de Cambados va a retranquear la intersección con la avenida de Vilariño y valora hacer lo mismo en la avenida de Galicia


cambados / la voz

Cuando se abrió la calle Os Olmos, Cambados ganó una especie de circunvalación que permite dirigirse a Vilagarcía, a Pontevedra y a O Grove sin necesidad de atravesar el centro urbano. Esta función la sigue cumpliendo, pero la construcción de nuevas viviendas en la zona y la proximidad de servicios como el tanatorio, el cementerio de Santa Mariña, colegios y la guardería han hecho que se incrementara notablemente el tráfico de personas y de vehículos. Los cruces con la avenida de Vilariño por el norte, y de la avenida de Galicia, por el sur, siguen resultando justos para dar salida a todo el tráfico, a pesar de la importante obra que realizó el Concello de Cambados en la rúa do Castro hace años, que conllevó el derribo de una casa y su posterior reconstrucción para ganar espacio. No ha sido suficiente, a juicio del gobierno local, de ahí que el Ayuntamiento haya llegado a un acuerdo con otro propietario de la avenida de Vilariño para retranquear otro muro y favorecer así las maniobras en este cruce. El concejal José Ramón Abal espera poder acometer esta actuación antes de acabar el año.

Además, junto con la Policía Local, está valorando la posibilidad de retranquear la acera de la avenida de Galicia en el cruce con Olmos, con el fin de darle mayor fluidez al tráfico y evitar así los atascos que se producen a la hora de la salida del colegio.

Otro de los problemas que presenta esta carretera afecta a las aceras. Pese al arreglo que hizo el Concello este año en Os Olmos, todavía hay tramos que están muy deteriorados y resultan tan estrechos que apenas cabe un carrito de bebé. En O Castro ni siquiera existen, lo que supone un peligro para los peatones. Especialmente crítico es el tramo del cementerio, donde el muro está afectado por Patrimonio y no se puede tirar para dotar de más ancho a la calle.

Atascos a la salida del colegio. La existencia de un único carril para incorporarse desde Os Olmos a la avenida de Galicia provoca que se formen colas en horas punta. El Concello no descarta habilitar un segundo carril a costa de la acera próxima al supermercado.

La solución, antes de fin de año. El Concello llegó a un acuerdo con el propietario de una finca de la avenida de Vilariño para ganar espacio a la altura del cruce con O Castro. La obra está pendiente de que se apruebe un estudio de detalle. fotos martina miser

Un peligro para los peatones El de O Castro era un camino que en pocos años se ha convertido en una carretera con mucho tránsito. La vía se queda estrecha y carece de aceras, causando un problema de seguridad que se agrava a la altura de las ruinas de Santa Mariña.

Votación
0 votos
Comentarios

Un alivio para el tráfico, con dos cruces complicados