Un refugio de Cambados trata de salvar a un perro que lleva dos meses desnutrido

El animal apareció tirado en una finca y se debate entre la vida y la muerte

;
«Vali no sobreviviría un día más» Hablamos con Olga, la encargada de la protectora de Cambados que se ha hecho cargo de Vali, un perro en avanzado estado de desnutrición. Los veterinarios calculan que llevaba dos meses sin apenas comer ni beber.

Cambados / La Voz

Una imagen vale más que mil palabras y la de Váli habla por sí sola. El perro que desde el lunes lleva este nombre se debate entre la vida y la muerte en el refugio de animales de Cambados, adonde llegó en estado de inanición. Según el veterinario del centro, el animal podría llevar dos meses desnutrido y, aunque lo intenta, no alcanza más que a engullir a través de una cuchara.

El perro fue localizado por un particular en una finca de Meis. Acudió allí siguiendo su rutina de darle de comer a unos gatos, y, esta vez, se topó con un panorama dantesco: un perro literalmente en los huesos que no podía moverse, ni siquiera para comer. El joven se puso en contacto con el refugio de Cambados pidiendo ayuda, pero, por mucha voluntad que le pusiera, la operación para tratar de salvarlo estaba fuera de su alcance. De modo que lo envolvió en una sábana, lo metió en el coche y lo trasladó a la perrera donde le dispensaron los primeros auxilios: suero por vía intravenosa, una manta térmica y calor humano.

«No tiene ni sangre para poder hacerle una analítica», según explicaba el lunes la presidenta del refugio, Olga Costa. Esta cambadesa ha visto muchas barbaridades en su vida pero el lunes no ocultaba su desazón ante semejante caso. El perro, de unos diez años, tenía collar, carece de chip y se supone que fue abandonado en este estado. La perrera pide colaboración para localizar al dueño.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
34 votos
Comentarios

Un refugio de Cambados trata de salvar a un perro que lleva dos meses desnutrido