Granizo y fuertes vientos ponen en jaque la cosecha agrícola de O Salnés

El frío impide al menos el desarrollo de los cultivos y, con ello, que los daños por el mal tiempo sean mayores

;
Un rayo cayo sobre la iglesia de San Martiño destrozando parte del campanario Un rayo cayo sobre la iglesia de San Martiño destrozando parte del campanario

Cambados / La Voz

Las condiciones meteorológicas no se lo están poniendo nada fácil a los agricultores arousanos. En el campo no dejan de mirar al cielo y de preguntarse cuándo dejará de llover y regresarán las temperaturas propias de estas fechas. Porque, aunque todavía es pronto para hacer alguna valoración de pérdidas, lo cierto es que entre el granizo y los fuertes vientos, ni la vid, ni los cultivos de la huerta, atraviesan su mejor momento. 

Los daños que dejó la fuerte granizada de la pasada madrugada son, por ahora, puntuales. «Na maioría das parcelas hai brotes pequenos e non fixo dano. Nas que son máis grandes os brotes si que houbo rotura», explica Alberto Barral, director técnico de Condes de Albarei. Tampoco hay daños aparentes, por ahora, en los cultivos de la huerta. «Non temos invernadoiros afectados por rotura de plástico», sostiene Fernando Veiga, gerente de Horsal. «Pero si que o tempo nos está causando bastantes problemas», afirma. 

El principal problema del campo en estos momentos son las bajas temperaturas. Estas están impidiendo el correcto desarrollo de la vid y de los cultivos de invernadero. «As temperaturas e a falta de luz están retrasando os cultivos de invernadoiro», añade Veiga. Lo curioso es que es este retraso en el desarrollo lo que ha impedido que las fuertes granizadas acabaran por completo con las cosechas. «Ao haber temperaturas baixas, a vide non creceu. Peor sería que todo isto viñera dentro de dúas semanas», explica Barral. Entonces, la planta debería estar en plena brotación y sería mucho más vulnerable al granizo.

Al aire libre, en cambio, son las intensas lluvias las que están impidiendo a los agricultores entrar en sus fincas y proceder a plantar los cultivos de temporada. «A leituga vai con moito retraso», sostienen en Horsal. Y eso está generando un problema con los viveros que les sirven planta, «porque non estamos collendo toda a que sería precisa», argumentan. El campo necesita que deje de llover cuanto antes y que llegue el calor. De lo contrario, las cosechas de este año empezarán a verse amenazadas. 

Además del susto que ocasionó a buena parte de los vecinos de O Salnés, la tormenta y las fuertes granizadas tuvieron consecuencias varias en los municipios arousanos. En Vilanova quemó la antena del Wifi, en Cambados ocasionó problemas eléctricos y en Meis un rayo tiró parte del campanario de la iglesia de San Martiño y dejó sin teléfono a los vecinos de esta parroquia.

Eran las ocho de la tarde del pasado martes cuando los vecinos de San Martiño sintieron un gran estruendo. Un rayo cayó sobre el campanario de la iglesia, que ya se encontraba deteriorado, y lo derribó. Cayó al suelo la cruz que lo corona y quemó parte del sistema eléctrico de la zona. También dejó sin teléfono a los vecinos, cuentan algunos de los residentes. Al lugar se desplazaron los bomberos, que se ocuparon de acordonar el entorno. El alcalde, José Luis Pérez, explicó ayer que ya se habían puesto en contacto con Patrimonio para proceder a la reparación de este espacio. Una obra que ya habían previsto los propios vecinos y el párroco, pues el campanario presentaba serias deficiencias. Ahora, se acometerá con más celeridad.

Por otro lado, las inclemencias meteorológicas dejaron sin servicio de Internet a tres  parroquias de Vilanova: Tremoedo, San Miguel y Baión. La tormenta de rayos provocó cuantiosos daños en el repetidor que el Concello tiene ubicado en la parcela de los depósitos de agua de Treviscoso, en Tremoedo. Dichos equipos han quedado totalmente calcinados siendo imposible su reparación. No obstante, los servicios técnicos de CPD en la Pantrigueira van a trabajar estos días para que pueda ser posible, en el menor plazo de tiempo, restituir el servicio de Internet municipal, informa el Concello. Las valoraciones iniciales arrojan unas previsiones de cuantiosos daños materiales, pues la torreta recibió un fuerte impacto. 

Cambados fue otro de los puntos en los que la tormenta tuvo consecuencias en los servicios públicos, quedando la zona de la parroquia de Vilariño sin luz. Por último, en Caldas ardió un transformador.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Granizo y fuertes vientos ponen en jaque la cosecha agrícola de O Salnés