Arde un coche de madrugada en A Illa y un conato de incendio obliga a desalojar un edificio en Vilagarcía

Bea Costa
Bea Costa A ILLA

A ILLA DE AROUSA

El fuego provocó una explosión y despertó al vecindario de la Rúa dos Cons; no se descarta que fuera provocado

22 jul 2021 . Actualizado a las 16:16 h.

En la Rúa dos Cons de A Illa de Arousa pocos durmieron esta madrugada. Alrededor de las tres y media de la se escuchó una explosión que procedía de un coche aparcado y acabó envuelto en llamas. Alarmados, los vecinos empezaron a asomarse por la ventana y al salir a la calle se encontraron una estampa dantesca. El fuego envolvía el vehículo y amenazaba la casa situada al lado de donde estaba estacionado. La actuación de los Bombeiros do Salnés con sede en Vilagarcía evitó que fuera a más, pero ya poco pudieron hacer por salvar el coche, que quedó totalmente calcinado. También se registraron daños en la fachada de la casa. Su propietaria estaba en el interior de la vivienda cuando se produjeron los hechos y ella misma fue testigo de un suceso que no se descarta que fuera provocado. La Guardia Civil informó esta mañana que no está descartada ninguna hipótesis, si bien estaba a la espera de que se presentase una denuncia para iniciar la oportuna investigación. 

No es la primera vez que la propietaria del coche sufre un supuesto sabotaje. Meses atrás denunció ante la Policía Local de A Illa la realización de pintadas en la pared de su casa, según informó el concejal de Seguridade, Luis Arosa, que fue uno de los vecinos que hoy vieron alterado su sueño como consecuencia de este incendio. Esta mañana temprano dio instrucciones para que se limpiaran los restos del incendio que quedaron en la calle y a esta hora el coche ya ha sido retirado.

Susto en Arzobispo Xelmírez

Las alarmas volvían a saltar este mediodía en Vilagarcía. Un particular alertó al 112 de un fuego en la cocina de su piso, situado en la calle Arzobispo Xelmírez, y de inmediato se movilizaron a los Bombeiros do Salnés, Policía Local y Servizo Municipal de Emerxencias de Vilagarcía. Ardió la campana extractora y algunos muebles, pudiendo sofocar las llamas antes de que alcanzaran otras estancias. Ante la alarma que suscitó la humareda, se procedió a desalojar a todo el edificio, un bloque de cinco plantas con unas cuarenta viviendas. No hubo que lamentar daños personales.