A Illa quiere comerse a sus invasores

Rosa Estévez
R. Estévez A ILLA / LA VOZ

A ILLA DE AROUSA

La cofradía incluye en el plan de explotación marisquera a la «crepipatella dilatata», una lapa procedente de Sudamérica que abunda en la zona de O Bao

02 ene 2021 . Actualizado a las 20:13 h.

Hace cinco años, las mariscadoras de A Illa descubrieron un nuevo habitante en los fondos de O Bao. Pegadas en piedras, maderas y cualquier otra cosa a su alcance, se reproducían hasta formar unas enormes colonias unas lapas que nunca antes habían visto. Era la crepipatella dilatata, una especie de lapa originaria de Sudamérica que ha ido colonizando varias zonas de la costa gallega, entre ellas la línea que discurre entre O Bao y Meloxo (O Grove). Esta especie figura en el estudio de invasoras que realizó el Cima de Corón, en el que se la describe como una especie de gran capacidad reproductiva, capaz de poner en jaque a especies autóctonas que suelen pegarse a las rocas para desarrollarse.

La cofradía de A Illa lleva muchos años dándole vueltas a qué hacer con la crepipatella dilatata.Y parecen haber dado con la solución: acaban de incluir esa especie en su plan de explotación marisquera, publicado hoy mismo en el DOG. La Xunta destaca la apuesta isleña por poner a prueba el recorrido comercial de la también llamada «perla del océano», un producto que parece tener una gran aceptación en mercados europeos como el francés.

Conseguir abrir el camino hasta dicho mercado es el reto que se ha marcado la cofradía de A Illa, consciente de la dificultad de la empresa. Pero el esfuerzo vale la pena: el éxito supondría dar a las mariscadoras de a pie una nueva especie que llevar a la lonja. De hecho, no es la única especie «nueva» sobre la que la cofradía ha puestos sus ojos: también están realizando estudios para analizar la viabilidad de extraer otro marisco, una nueva especie de almeja, que también ha aparecido en sus autorizaciones.