vilagarcía / la voz

Los augurios no eran buenos: arrancó este lunes sombrío, con amenaza de lluvia y viento. Pese a los malos pronósticos meteorológicos, un total de 525 embarcaciones salieron al mar para dar por empezada la campaña de libre marisqueo en las aguas de la ría de Arousa. Según los datos facilitados por la Consellería do Mar, la gran mayoría (299) pusieron rumbo a O Bohído. Otros eligieron Os Lombos (109), Cabío (34) y las llamadas otras zonas (83). Repartidos por toda la ría, no tardaron en darse de bruces con una realidad anunciada: este año no abunda el marisco. Ya lo habían advertido los informes técnicos realizados antes del inicio de la campaña: hay poca almeja de talla comercial. Y en el primer día de campaña lo ratificaron los raños que volvían vacíos una y otra vez. «Non hai ameixa de ningún tamaño; nin sequera se ve cría», comentaba, exasperado, un mariscador de A Illa que se había quedado en la zona de O Bao.

También bajo el puente de A Illa trabajó el cambadés Juan Javier. «Compañeiros meus foron ao río, e ás dez da mañá viñeron porque alá non había nada. E aquí non había máis», apuntaba recién llegado a la lonja de Tragove. Pasaba de la una de la tarde, y aún quedaban barcos por regresar a tierra. Esa circunstancia apunta a que los rañeiros tuvieron que emplearse a fondo para conseguir unas magras capturas. «Cos topes que temos, e sendo o primeiro día, ás dez da mañá xa tiñamos que estar cansos de estar en terra», apuntaba Joaquín desde A Illa. «A xornada foi un fracaso. A ver se os prezos axudan a mellorala un pouco», señalaba. Y los precios, la verdad, no fueron malos. En A Illa, la almeja roja aguantó el tirón, con un precio por encima de los diez euros. La babosa también alcanzó cotizaciones más que razonables -en Cambados se subastó a entre 20 euros y 14,25-.

Pocas esperanzas

«O problema neste inicio de campaña non foron os prezos. O problema é que non hai marisco, e desta vez non parece que sexa cuestión de probar noutros sitios. As mostraxes que temos non son nada boas. Os datos que temos non son optimistas», decía el presidente de Rañeir@s Ría de Arousa, Juan Rial Millán. A su juicio, no queda otra que reconocer que «as expectativas para este ano son malas». Especialmente, en el banco de Os Lombos, donde el marisco parece haber sido fulminado, un hecho que algunos relacionan con la mancha de lodo que meses atrás apareció en el río Ulla. La escasez en esa zona ha vuelto a convertir a O Bohído en el banco de referencia para buena parte de la flota. «E non parece que ese banco estea en condicións de asumir todos os días a cantidade de barcos que foron hoxe para alá», señalaba ayer Juan Rial Millán.

En cualquier caso, aún habrá que esperar unos días antes de plantearse cambios en la estrategia de trabajo en los bancos gestionados por la asociación de Rañeir@s Ría de Arousa. De momento, explicaba Juan Rial Millán, no se van a tocar unos topes de extracción que «xa son bastante limitados». «Iremos mirando como vai todo, e facendo controis para evitar que saian dos bancos marisco que non dea a talla», señala.

Juan Manuel Iglesias, A Pobra

«Unha praia que pode absorber 200 barcos ten unha ducia»

Cansado de lanzar el raño con muy poco resultado, el pobrense Juan Miguel Iglesias comenta: «Ao mellor collo 15 días de vacacións». Asegura que existe cría, pero no para esta campaña: «Hai babosa de 22 milímetros e se vive será para o ano, porque tamén debemos contar cos depredadores». A bordo de una lancha en Cabío, critica el mal estado del banco: «Unha praia que pode absorber 200 barcos ten unha ducia».

 José Antonio Riveiro, Cambados

«Botamos toda a mañá para non coller case nada»

José Antonio y su compañero consiguieron hacer el topo de babosa y reunir, entre los dos 750 gramos de fina arañando durante horas los fondos del banco de O Bohído. «Botamos toda a mañá a traballar e non conseguimos case nada. Nin xaponesa, nin carneiro, o reló que hai non é para comercializar...». La situación en Os Lombos no era mucho mejor. «Polo que nos din os compañeiros, alí a cousa foi moi mal tamén».

 Héctor Fernández, Cabo de Cruz

«Probei en varios sitios e fun para abaixo, pero nada»

El profesional de a flote del pósito Cabo de Cruz Héctor Fernández describe el panorama en Os Lombos: «A xente desesperábase e comezou a marchar pouco a pouco». Él intento aguantar: «Probei en varios sitios e fun para abaixo, pero nada. Cheguei case ate o fango». Héctor Fernández sentenciada: «Levo un quilo de xapónica en dúas horas. Fatal. Eu non recordo nunca un inicio de campaña tan malo».

Francisco José López, A Illa

«Nin pequena, nin grande; non hai ameixa ningunha»

Pasadas las doce y media, Francisco José López salía de la lonja de A Illa sin demasiados ánimos. «A xornada foi un desastre. Probamos en catro sitios distintos e nada... Nin pequena, nin grande, non hai ameixa ningunha», dice. Él trabajó en O Bohído, y «sendo o primeiro día, ás dez teríamos que ter estado de volta» y con los topes hechos. No ha sido así: consiguió reunir el máximo de babosa, del resto apenas un puñado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La campaña arranca en negro