A Illa sube las tasas de la basura, el alcantarillado y el servicio de ayuda en el hogar

El gobierno justifica la medida en la necesidad de reducir el déficit de los servicios. La oposición votó en contra


A Illa

La subida de tasas e impuestos nunca es un tema agradable para los políticos, pero en este caso hubo que afrontar la cuestión «por responsabilidade», según explica el alcalde de A Illa, Carlos Iglesias. En este Concello se adoptaron anoche en pleno varios acuerdos que afectarán al bolsillo de los vecinos, pues implicarán la subida de los recibos del agua, la basura, el alcantarillado y del servicio de ayuda en el hogar.

La tasa por abastecimiento de agua potable se incrementa en la cuantía del IPC, una medida que viene establecida por ley y que, por tanto, no suscitó demasiada discusión; solo el BNG se desmarcó de la medida. Las diferencias fueron mayores a la hora de votar la subida de las tasas de la recogida de la basura y del saneamiento, acuerdos que se adoptaron con el voto en contra del PP y el Bloque.

En el caso de la basura, a los hogares se les aplica una subida de 17 euros, dejando la tarifa en 90 euros al año. El incremento en el apartado de las actividades comerciales e industriales es de 25 euros, lo que deja la horquilla entre los 140 y 500 euros anuales, en función del volumen del negocio.

En el caso del alcantarillado, las viviendas y comercios con hasta tres empleados pasarán a pagar de 22 a 29 euros al año y en el resto de las empresas se aplicará una subida de 24 euros anuales.

En el caso del servicio de ayuda en el hogar —que cofinancia el Concello— el precio para los usuarios pasa de diez a doce euros la hora.

Carlos Iglesias justifica estas subidas en la necesidad de reducir el déficit que arrastran estos servicios. Pese a todo, incide el alcalde socialista, los ingresos no cubrirán todos los gastos y A Illa mantiene unas tasas municipales por debajo de la media de los concellos de la comarca.

Ley de Costas

La corporación retomó la unanimidad a la hora de votar una moción del PP contraria al proyecto de reforma de la ley de Costas, un proyecto que podría comprometer el futuro de las actividades productivas en el litoral para empresas del sector de la alimentación y el mar. PSOE y BNG comparten las reservas que plantea el PP a este texto normativo, que supondría para las empresas ver muy limitadas sus concesiones y, por lo tanto, estranguladas todas las inversiones de futuro. Anoche se acordó trasladarle al Ministerio para la Transición Ecológica la oposición que existe en A Illa a este proyecto. No obstante, el alcalde le da un voto de confianza al gobierno de Sánchez porque, dice, le consta que están revisando la cuestión. «Esperemos que a reforma da lei non chegue a producirse», indicó.

El PSOE apoyó otra moción popular por la que pedía que se agilizase la apertura de una nueva calle entre Valle-Inclán y Palmeira.

La corporación también dio el visto a la propuesta de la empresa que ejecuta la rehabilitación de las casas modernistas de ampliar el plazo de la obra en tres meses y medio, lo cual sitúa el fin de los trabajos en marzo del 2020. Los plazos se retrasan debido a las condiciones climáticas y al mal estado que presentaban los inmuebles.

También por unanimidad se acordó habilitar una partida económica de 3.900 euros para la compra de diez medidores de calidad del aire que se instalarán en puntos estratégicos del municipio, dentro del plan de eficiencia energética y mejora medioambiental en el que está inmerso el Concello de A Illa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

A Illa sube las tasas de la basura, el alcantarillado y el servicio de ayuda en el hogar