Alertan del imparable aumento de residuos plásticos en la ría de Arousa

Bolsas, palos de bateas, bandejas del súper y pajitas son hallazgos habituales


ribeira / la voz

Desde hace un tiempo se viene haciendo hincapié en la proliferación de las basuras marinas, por considerar que pueden ocasionar graves daños en los hábitats, pero también poner en riesgo la salud de los seres humanos. Los estudios realizados a nivel estatal en este sentido demuestran que el 80 % de esos residuos que flotan en el mar o llegan a la costa son plásticos. Y en la ría de Arousa, quienes se sumergen casi a diario en sus aguas confirman una acuciada proliferación de este tipo de sustancias.

Jacinto Pérez, investigador del Grupo de Estudos do Medio Mariño (GEMM) y gerente de la firma Hydronauta, lleva dos décadas buceando en la ría arousana y asegura que el panorama ha cambiado drásticamente en este período: «Ata hai 10 anos non tiñamos que retirar lixo do mar, pero agora é o máis habitual». Él y sus compañeros aprovechan cada inmersión para realizar trabajos de limpieza y se encuentran objetos de lo más curioso: «Temos atopado pilas e incluso unha batería eléctrica, pero o máis común é ter que retirar redes, artes de pesca, bolsas, latas de refresco e paus das bateas».

Larga trayectoria

José Manuel Fernández es otro de los especialistas en la materia. Con su empresa, Palmira Scuba, lleva nada menos que 27 años trabajando en la ría arousana, descubriendo los tesoros que se ocultan bajo el agua, pero también los peligros que amenazan esas joyas acuáticas. Asegura que se ha producido un cambio importante entre los residuos que se encontraba en el mar cuando llegó a Barbanza y los que hay a día de hoy: «Lembro que antes había moitas pilas, por exemplo, e teño que recoñecer que niso si se nota que se conseguiu concienciar á xente. Tamén é certo que non había tanto plástico».

Bolsas de plástico, bandejas del supermercado, pajitas para beber, envases de helados y bastoncillos son los residuos que habitualmente capturan Fernández y sus compañeros en las inmersiones que realizan. También hace referencia a la existencia de numerosos palos de plástico procedentes de las bateas. En ocasiones, se han topado con algún que otro elemento singular: «Hai unhas xornadas colaboramos coa artista María José Arceo, na recollida de lixo nas praias para montar unha instalación no Gaiás, e xuntamos máis dun cento de aplicacións de tampóns. Que alguén me explique como chegaron ao mar. Tamén temos unha guerra coas cabichas».

En la costa

Estos y otros residuos flotan por el mar, sin que existan puntos de especial acumulación de basura. Eso sí, las condiciones propias de la ría en cuanto a vientos y mareas influyen en el destino final de estos restos. «No fondo non é habitual atopar lixo, hai máis residuos canto máis cerca estamos da costa», señala Jacinto Pérez. También José Manuel Fernández alude a la acumulación de basura en dársenas y arenales: «As mareas vivas transportan o lixo dun lugar a outro e a miúdo déixano en recunchos como Areoso ou Pedregoso. Tamén inflúe o vento; se é de sur vén todo para a costa, pero o de norte limpa a ría. O que está claro é que non fai que os residuos desaparezan, só os cambia de lugar».

Ambos coinciden en la necesidad de actuar de forma inminente para evitar que el problema de las basuras marinas se siga acrecentando. Inciden en la necesidad de cambiar los hábitos y reducir el consumo de plástico.

Medidas ya

Desde diversos frentes alertan del problema que supone la cantidad de plástico que llega al mar, por lo que toca un cambio de hábitos que debe empezar ya. Tiene que partir de cada persona, a título individual. Reciclar y reutilizar son normas básicas, pero para evitar la proliferación de residuos lo mejor es no generarlos. Los supermercados deberían empezar por eliminar los envases y apostar por la venta de productos a granel.

Cartón, productos higiénicos y madera son los otros deshechos más comunes

El Ministerio de Medio Ambiente llevó a cabo entre el 2013 y el 2018 un programa de seguimiento de las basuras marinas, en el que se incluyó el Parque Nacional das Illas Atlánticas, al que pertenece Sálvora. La fase de campo consistió en la realización de muestreos periódicos en tramos de playa para analizar los residuos que llegaban a la arena. En lo relativo a la costa atlántica se constató que casi el 80 % de los deshechos que llegan al litoral son objetos de plástico. En mucha menor proporción, le siguen restos de papel y cartón (6 %), productos higiénicos (5,9 %), maderas (2,6 %) y otros.

Los resultados del informe permiten hacer un ránking de los objetos que con más frecuencia van a parar al mar. Lo encabezan las pequeñas piezas de plástico, de menos de 2,5 centímetros, pero es destacable la cifra de tapones hallados durante el período estudiado, casi seis mil, así como la de colillas, 3.200, y la de bastoncillos, también por encima de las cuatro mil.

En Arousa Sur, varias cofradías y colectivos llevan meses en lucha a brazo partido contra el plástico y la contaminación. El caso de A Illa es paradigmático, con varias iniciativas y campañas de limpieza en marcha.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Alertan del imparable aumento de residuos plásticos en la ría de Arousa