Empresarios portugueses se interesan por reflotar el criadero de almeja de A Illa

Las instalaciones llevan más de una década cerradas


a Illa / la voz

El criadero de almeja (hatchery) de A Illa fue un proyecto que se alumbró en la década de los noventa con grandes expectativas. Iba a ser la solución para cubrir las necesidades de semilla de los bancos marisqueros de la ría, pero los planes no salieron como se esperaba y en el año 2007 dejó de funcionar. El criadero se convirtió en un saco sin fondo para la OPP-20, que la explotaba en régimen de concesión, y los dirigentes de la cofradía decidieron que resultaba más rentable cerrar sus puertas. La solución pasaba porque la iniciativa privada se hiciera cargo de su explotación y llegó a haber media docena de empresas interesadas en el proyecto, pero la Administración no se decidió a mover ficha.

En el 2014 parecía que, por fin, se vislumbraba una solución para evitar la ruina de las instalaciones. Dos jóvenes biólogos se pusieron manos a la obra para reflotar la nave, y después de sortear no pocos escollos, en el 2016 se anunciaba su despegue definitivo. Entonces los esfuerzos se centraban en la producción de almeja babosa y de dar el salto a la japónica y se hablaba de alcanzar una producción mínima de diez millones de unidades. Pero las expectativas tampoco se cumplieron esta vez.

Ayer, el patrón mayor Juan José Rial Millán se reunió con un grupo de empresarios portugueses que dicen estar dispuestos a recoger el testigo y poner el criadero en funcionamiento más pronto que tarde, pero a la vista de los fracasos anteriores, Millán se muestra cauto. «Teñen interese no tema, pero a ver que pasa. Para nós, desde logo, sería moi interesante para poder repoboar os nosos bancos marisqueiros».

Los portugueses, que conocen bien el sector pues tienen su propia planta en el país vecino, extrajeron la conclusión de que además de almeja (japónica, babosa y fina), en A Illa se podría producir semilla de otros bivalvos, como zamburiña y ostra. Lo que también quedó claro, según informa el patrón mayor, es que las instalaciones necesitan una puesta a punto y una actualización como consecuencia del desuso en que han caído durante más de una década.

Habrá que esperar a futuros contactos para conocer el alcance de las negociaciones y si, esta vez sí, la hatchery encuentra un futuro.

Los productores demandan semilla autóctona

 

 

Los tiempos de recoger sin sembrar hace tiempo que han acabado. Las cofradías y los parquistas de Carril necesitan semilla para regenerar sus autorizaciones y concesiones, pero se encuentran con un problema: no hay semilla autóctona. El criadero de A Illa se presentó en su día como un proyecto pionero en Galicia que llegaba para solucionar esta carencia. No ha sido así y los productores siguen teniendo que recurrir a semilla foránea.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Empresarios portugueses se interesan por reflotar el criadero de almeja de A Illa