Una medida «completamente desproporcionada» que pondrá en jaque a muchos pósitos


vilagarcía / la voz

La cofradía de A Illa no figura en la lista de pósitos que se quedan, de momento, sin ayudas para abonar los servicios de vigilancia y asistencias técnicas. Aún así, su patrón mayor, Juan Rial Millán, reconoce estar muy preocupado por el escenario que se abre ante las cofradías gallegas. Y es que considera ese castigo «completamente desproporcinado», con las faltas por las que se aplica. En el caso de Rianxo, por ejemplo, la denegación de las ayudas se origina en una sanción por detectar 20 kilos de almeja que no daba la talla en medio de una lonja de 700 kilos. «É algo completamente desproporcionado», dice. Pero se podrían dar, aún, casos peores. Pone un ejemplo ocurrido en A Illa, hace unos años: mes y medio después de vender reló a una depuradora, en las instalaciones de estas fueron hallados lotes de este marisco que no daban la talla. «E sancionaron á depuradora e máis a nós. Mes e medio despois de ter comprado o marisco. ¿Que garantías temos nós de que ese é o produto que realmente nós lles vendemos?». Un mar de incertezas e inseguridades se abren ante las cofradías. Y por esa razón, Millán considera urgente que se trace una estrategia defensiva.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Una medida «completamente desproporcionada» que pondrá en jaque a muchos pósitos