«Na Arousa moitos cambiaron o coche, puxeron calefacción ou safaron as débedas»


vilagarcía / la voz

El 7.308 fue el responsable de que, en 1998, los arousanos se repartieran más de 43 millones de euros. Este segundo premio fue vendido en la administración de Carril, donde la noticia cogió a Elvira Hermida, su responsable, en cama. «Estaba durmiendo y vino mi hijo a decírmelo», recuerda. Buena parte de ese premio se repartió a través de A Chabola, un bar de A Illa que tuvo que cerrar sus puertas cuando se construyó la circunvalación. Lo regentaba Martín Santiago, que tampoco ha olvidado esa jornada. «Estaba no mar e hasta que cheguei non me enterei», dice. Nos lo cuenta en A Chabola, que ha reabierto su hijo. «Un día así debería vivilo todo o mundo, polo menos unha vez na vida», afirma este último. Y ambos recuerdan lo bien que le vino a muchas familias ese dinero. «En Vilagarcía, yo iba a los comercios y me daban las gracias porque ese año se vendió mucho», ratifica Elvira.

Entre participaciones y décimos, A Chabola repartió cerca de quince millones de euros. «O pobo notouno moito. Mercáronse coches, calefaccións e safaronse moitas débedas que había», explica Martín. De hecho, añade su hijo, «a matrícula PO-BK medrou moito nese mes na Arousa». Martín asegura que su bar estaba abonado al número 8, «e sempre me gustaron os números feos. Chamaron da administración dicindo que tiñan un número para min, que era feo. E como remataba en 8 collino», relata. Cada participación resultó agraciada con cerca de 30.000 euros, mientras que los décimos se premiaron con algo más de 84.000 euros.

La suerte se repartió, sobre todo, entre los clientes del bar. Aunque hubo algunos que no los cogieron. «Vendíamos dúas loterías, e algún colleu a outra», cuenta Martín. De hecho, «tiña un cliente que sempre levaba tres ou catro décimos, funlle dar a noraboa e díxome que ese ano non collera», afirma. Hubo quien esperó hasta el último minuto, «e veu á miña casa de noite a collelo» y quien pensó que se había quedado sin premio, porque no había comprado, «e resulta que o mercara a súa muller».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Na Arousa moitos cambiaron o coche, puxeron calefacción ou safaron as débedas»