Agua de la ría para cocinar y curar

Una firma de A Illa trata y embotella el mar para darle uso gastronómico; ahora lanza al mercado un enjuague bucal


vilagarcía / la voz

En A Illa viven rodeados de mar por todas partes. Así que tiene cierto sentido que fuese a unos isleños a quienes se les ocurriese la idea: recoger agua de mar, tratarla y ponerla en el mercado como un producto gastronómico más. Hace años Auga Mareira, que así se llama la empresa de la que les hablamos, nació como una inspiración. «A auga do mar sempre se utilizou na cociña», explica Rodrigo Lojo. «Pero nunca se lle deu valor, e iso que é un factor determinante. Porque ti podes comprar o mellor produto do mundo, e se o coces en auga hiperclorada, xa non o tes», relata el isleño.

Reconoce que su idea, al principio, fue objeto de chistes e incluso de burlas entre sus vecinos. Pero ahora, con la línea de agua para cocina consolidada en el mercado y a punto de lanzar un enjuague bucal formulado también sobre auga mareira, todo aquello ha cesado. «Que algunha da xente que ao principio era máis crítica con nós, agora queira comprar o noso produto, é un logro», confiesa Rodrigo. Y eso que en la ría seguimos siendo reacios a pagar por lo que está ahí: basta descalzase y llenar un cubo en la playa. ¿O no? «Facer iso é un auténtico perigo», responde Rodrigo.

Y tiene razón. Para nuestra desgracia, el agua de mar está contaminada por todo tipo de residuos: puede contener desde trazas de hidrocarburos a residuos orgánicos, pasando por los microplásticos. «E aínda que se ferva, non se eliminan eses residuos», aclara Rodrigo. El producto que sirve su empresa sigue un complejo tratamiento. «Nós non collemos auga de mar e a metemos nun envase e todo é gañar, como pensan algúns», explica este empresario atípico. El proceso de trabajo es mucho más complejo. En primer lugar, se recoge el agua en zonas determinadas de A Illa, normalmente en el entorno de Punta Cabalo «porque é unha zona na que as correntes son de entrada» y el medio está más limpio. Luego, se somete a una decantación durante 24 horas y se cuela, haciéndola pasar por microfiltros de cinco, dos, y 0,2 micras -para que se hagan una idea, el último tiene un tamiz más pequeño que un grano de arena «e incluso aí atopamos residuos»-. Para terminar, el agua recibe un tratamiento de ozono, tras el que se vuelve a filtrar, en este caso con un sistema de carbono activo. Todo el proceso, claro está, va a acompañado de analíticas y exámenes, de pruebas para garantizar que todo está como debe estar. O aún mejor.

Mucha investigación

El proceso es largo, y largo fue también su desarrollo. Antes de que la empresa empezase a andar hubo «cinco anos de traballo moi intenso coa Universidade de Santiago de Compostela, co departamento de tecnoloxía aplicada aos alimentos». Cinco años en los que hubo que diseñar los procedimientos que ahora se llevan a cabo, pero que entonces eran completamente inéditos. A fin de cuentas, la idea de embotellar el mar era, por aquel entonces, «cousa de iluminados», recuerda con cierta jocosidad Rodrigo. «O noso primeiro rexistro sanitario tivémolo como salmuera, porque non había un epígrafe para nós», comenta.

El comienzo fue complicado, pero enseguida encontró Auga Mareira unos aliados fenomenales: los chefs gallegos de alta cocina. «Nós pensabamos que o noso ía ser un produto popular, para que a xente cocera o marisco», confiesa Rodrigo. Sin embargo, desde que supieron de la existencia de este agua de mar purificada y ecológica, garantizada y natural, los cocineros con más prestigio demandaron el producto.

Tras entrar en las mejores cocinas, Auga Mareira dio un gran salto. El tiempo ha demostrado que este producto vale para mucho más que para cocer marisco. Ahora se usa en platos de pasta, a la hora de elaborar panes, en algunos vinos, en bebidas isotónicas como Artio... Hasta adereza cócteles. Este producto también ha conquistado a un sector capital en la economía de la comarca, las conserveras. Muchas de ellas ya la utilizan para sus gamas de productos «al natural».

Un producto natural a la conquista del mercado farmacéutico

Antes de final de año llegará a las farmacias un nuevo producto. Se trata de Fortia Mareira, un enjuague bucal «sen parabenos, sen flúor, sen acol... Falamos doutra película». Este colutorio se formula sobre una base del 97 % de auga mareira, a la que se le suma un aceite natural con sabor a menta «para darlle un sabor máis agradable» y una serie de sustancias marcadas por las normativas sanitarias. «A lexislación que rodea o mercado farmacéutico é moi esixente, ten que selo. E conseguir entrar aí é moi satisfactorio. O novo producto facémolo coa mesma auga que destinamos ao mercado gastronómico, iso quere dicir que lle estamos a dar moita calidade á xente. E iso é bo», sonríe Rodrigo Lojo.

Si la empresa nació de la observación del entorno y de la tradición, de esa gente que seguía recogiendo agua de mar para cocer el marisco, Fortia nació, también, de mirar alrededor. «De toda a vida, moitos dentistas recomendaban enxuagues con auga de mar para resolver algúns problemas». Con esa idea rondando en al cabeza, empezó una colaboración con dos clínicas dentales de Vilagarcía. «Enseguida chegamos á conclusión de que problemas como a xenxivitis resólvese antes, ou a cura de aftas, as hemorraxias, a rexeneración de mucosas...». Comprobados los beneficios, empezó de nuevo el largo camino de la formulación del producto y de la comprobación de su calidad y su seguridad.

Esa primera parte del viaje está a punto de terminar. Los primeros envases de Fortia ya están listos para ser remitidos a las principales distribuidoras farmacéuticas, que han mostrado su interés por este enjuague natural. Luego, el consumidor decidirá. «Un pouco nervioso si que estou, foi moito tempo de traballo», reconoce Lojo ante el lanzamiento de su nuevo producto. Y ojo, porque tras Fortia vendrán más sorpresas. Porque las aplicaciones del agua de mar son, ya lo saben, innumerables.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

Agua de la ría para cocinar y curar