«Pegoume un coletazo e empecei a sangrar moito polo brazo»

Un marinero de A Illa se pasó el día en el hospital por la herida que le causó el aguijón de una ouxa

;
«Pegoume un coletazo e empece a sangrar polo brazo» Un marinero de A Illa se pasó el día en el hospital por al herida que le causó el aguijón de una ouxa

a Illa / la voz

En los cuarenta años que Juan Jesús Nine Chaves Chulas lleva trabajando en el mar nunca se había visto en una situación semejante. Este experimentado marinero está acostumbrado a lidiar con las ouxas que se enredan en el aparejo, pero ayer no atinó bien y acabó en una camilla. «Pegoume un coletazo, logo sentín unha quentura polo brazo abaixo e empecei a sangrar moito». Así recuerda el momento que vivió a bordo de su lancha cuando, como otras tantas veces, le echó la mano a una ouxa enganchada en los miños. Los marineros están familiarizados con esta especie y no es habitual que este peligroso pez acabe llevándolos al servicio de urgencias. Tres horas después del accidente -ocurrió alrededor de los 9.30 horas-, Juan Jesús todavía se quejaba del intenso dolor que sentía en el brazo. Los médicos ya le habían suministrado el antibiótico y todavía tuvo que recibir una segunda dosis por la tarde, antes de abandonar el centro hospitalario.

Torniquete y rumbo a tierra

Chulas reaccionó bien. En cuanto vio su brazo derecho teñido de rojo se hizo un torniquete y su hijo puso rumbo a puerto. Fueron solo cuatro minutos de travesía, pero se hicieron muy largos. Una vez en tierra, fue atendido por personal médico de A Illa y, después, trasladado en ambulancia al Hospital do Salnés.

Su desencuentro con la ouxa se produjo cuando estaba en plena faena, buscando los preciados centollos y rayas que después lleva a la lonja. Las ouxas no son bienvenidas, pero es raro el día en que no aparece alguna en la red. «Hai dous anos contei ata catrocentos quilos», comentaba ayer.

Otro compañero de oficio, también de A Illa, pasó el año pasado por una experiencia similar al ser alcanzado por el aguijón que este animal tiene en la cola, y utiliza en cuanto se siente atacado.

Las ouxas o águila marina (Myliobatis aquila) pertenecen al grupo de peces de esqueleto cartilaginoso o Condríctios, que tiene un aspecto muy similar a las rayas. Pero mientras estas últimas están cotizadas en el mercado, las primeras no se comercializan y en cuanto se las encuentran los marineros, las devuelven al mar o las sacrifican, porque las consideran una especie dañina. No solo porque pueden lastimar a las personas si no porque, además, se comen la cría de la almeja que crece en la ría. Abundan porque nadie las quiere, hasta el punto de llegar a convertirse en una plaga.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
43 votos
Comentarios

«Pegoume un coletazo e empecei a sangrar moito polo brazo»