El Ribadumia coge aire a costa de un Céltiga que deja muy tocado

Un solitario gol de Cerqueiras en el minuto 19 bastó al conjunto visitante frente a un anfitrión con más balón, pero sin mordiente, en un derbi plagado de lesiones


a illa / la voz

Llegaban igualados a puntos, 14, en la zona media-baja de la tabla, y en una preocupante dinámica. Es por ello que, sin hacer un gran partido, el C.D. Ribadumia salió en la tarde de hoy airoso del Salvador Otero, con 3 puntos que cortan una racha de cuatro derrotas y, sobre todo, alivian el golpe de los diez goles encajados en las dos jornadas precedentes por el conjunto de Luis Carro, que en su recuperación anímica sumió al Céltiga en una depresión. La que produce haber encajado la quinta derrota en siete comparecencias ligueras en su feudo de A Illa, haber enlazado su tercera semana sin llevarse puntos al casillero, y lo que es más preocupante todavía, dando la misma sensación de equipo romo que la temporada pasada a punto estuvo de costarle la plaza en la Tercera.

Sorprendía Luis Carro dejando sentados a sus dos delanteros centros, Aarón Paredes y Hugo Soto, y situando a Pablo Mota como falso nueve, con Gabi de enganche y Fran Fandiño y Rubén Cerqueiras en las alas, reuniendo a Manu y el isleño Óscar en la medular. Con este esquema consiguió el técnico del Ribadumia presentarle batalla por el balón al Céltiga. Con una primera media hora de juego intenso y veloz, con mucho contacto físico pero sin interrupciones, y los dos conjuntos aproximándose al área contraria con asiduidad. El Céltiga, con un Pablo Pillado muy activo en este primer tramo de partido, se topaba con un rival que jugó al robo exprés con presión asfixiante.

Álex Fernández recibía en el minuto 11 un gran balón entre líneas, pero su disparo defectuoso lo atrapaba Ángel Expósito en la primera acción de gol del partido, que Pablo Mota contestaba al minuto con un precioso recorte en el área asistido por Fandiño y un tiro cruzado que se fue rozando el segundo palo. En el 18 se repetía la secuencia, con una gran jugada trenzada en el área visitante que Javi Ben finalizaba con un cabezazo que se fue por fuera, para trasladarse de inmediato el peligro al extremo opuesto del campo. Solo que esta vez, en el 19, Cerqueiras acertaba a marcar. Internándose por la parte derecha del área para cedérsela a Gabi, que mandó el balón al palo; su pasador recogió el rechace, y marcó a placer.

El derbi continuó por la misma senda, hasta que un choque de cabezas en el minuto 27 de Javi Ben y Manu obligó al mediocentro aurinegro a dejar el partido con un gran chichón. Luis Carro dio entrada entonces a Aarón Paredes, retrasando a Gabi al doble pivote. A partir de aquí el partido perdió ritmo y velocidad, con el Céltiga haciéndose dueño de la pelota, ante un Ribadumia que no pareció del todo disconforme a medida que los minutos reflejaron el grave déficit de su anfitrión, carente de un hombre capaz no ya de marcar goles, sino al menos dar la sensación de poder hacerlo.

Hubo ocasiones a cuentagotas de remover el marcador. Y pese al control del esférico por parte local, lo cierto es que el Ribadumia tuvo las mejores en los tramos finales de cada parte. En la segunda, poco después de ver perder los visitantes a David Abal y el Céltiga a Capi por sendos problemas de rodilla de alcance por determinar.

FICHA:

CÉLTIGA (0): Toño, Santi, Cantero, Emilio, Capi, Diego Lamas, Pablo Pillado, Nico, Juanito (Jimmy, min 61), Álex Fernández (David Quintela, min 72) y Javi Ben (Nathan, min 78)

C.D. RIBADUMIA (1): Ángel Expósito, Santi, Diego Abal (Rodri, min 85), Miguel Vázquez, Bugallo, Manu (Aarón Paredes, min 31), Óscar, Fran Fandiño (Monchito, min 73), Gabi, Rubén Cerqueiras y Pablo Mota

Gol: 0-1, min 19: Rubén Cerqueiras. 

Árbitro y tarjetas: Gabriel Quintairos (Vigo). Amonestó a los jugadores locales Álex Fernández, Javi Ben y Jimmy; y a los visitantes Diego Abal, Rubén Cerqueiras, Ángel Expósito, Fran Fandiño, Aarón Paredes, Gabi y a su entrenador, Luis Carro.

Comentario: Los dos equipos mostraron camisetas de apoyo antes del partido. El local, para Cuco, directivo del Céltiga que se recupera de un infarto, y el visitante, para Fran Matos, compañero con una larga recuperación por delante tras sufrir el pasado domingo una grave lesión de rodilla.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Ribadumia coge aire a costa de un Céltiga que deja muy tocado