Silva: «Esta Deputación leva feito nesta zona o maior investimento da historia»

La presidenta cifra en 59 millones la inyección de fondos a los municipios de Arousa sur en los últimos tres años


vilagarcía / la voz

«As administracións non son patrimonio de quen as goberna. Por iso é tan importante dar contas á cidadanía». Con esas palabras inauguraba ayer Carmela Silva, la presidenta de la Diputación, la rueda de prensa en la que pormenorizó las partidas que desde Montero Ríos se han destinado, en los últimos tres años, a los municipios de la orilla sur de la ría de Arousa. Sumaban, antes del verano, 58.906.722,63 euros, dijo Silva. Esa cifra, «absolutamente concreta, sae de sumar obxectivamente todo o aquí investido». A partir de ese dato realizó una «afirmación tranquila, serena, humilde, de que somos a administración que máis ten investido nunca na historia nesta comarca». Una media de 483 euros por habitante, aunque esa cifra puede oscilar mucho: desde los 1.317 de A Illa, a los 195 de Vilagarcía.

No solo han corrido hacia O Salnés y el Baixo Ulla importantes cantidades de dinero, sino que este se ha canalizado a través de criterios objetivos. «Aquí xa non se dan recursos a dedo. Xa non ten a presidenta da Deputación vinte millóns de euros para repartir alí onde interesaba sacar rendemento electoral», aseguró Carmela Silva, queriendo marcar distancias con el gobierno presidido por su antecesor en el cargo, Rafael Louzán. «Eu quero que o resto das administracións fagan o mesmo que facemos nós», dijo.

La mayor cantidad del dinero recibido por los ayuntamientos de la zona sur de la ría provienen del Plan Concellos, que ha traído a estos municipios 29 millones de euros. «So con este plan, fixemos 300 obras. ¿Cantas fixo a Xunta de Galicia?». Y «se non fose pola liña tres, os concellos non poderían prestar servizos administrativos, turismo, política social, igualdade, mantemento do viario público, etcétera», detalló.

Además del Plan Concellos, ayuntamientos como Catoira, O Grove, A Illa, Meis y Pontecesures se beneficiaron del plan de reequilibrio, pensado para «favorecer aos concellos castigados polo anterior goberno provincial». Completan las inversiones planes para mejorar la movilidad y la seguridad vial, líneas de empleo y de práctica laboral, programas de actividad y de atención ciudadana, deportes, cultura o igualdad. Estas últimas no solo se han visto coordinadas en un departamento propio, sino que son «transversais a todas as áreas de goberno», según razona la presidenta.

La Pousada de Meaño abrirá en noviembre; la de Ribadumia, sin solución inmediata

Es, ya, uno de los temas clásicos en las comparecencias de la presidenta de la Diputación de Pontevedra en la comarca de O Salnés. El proyecto Pousadas do Salnés es una herencia envenenada que al gobierno provincial le está costando solucionar. «Levamos tres anos traballando neste terrible proxecto, fíxonos perder moitas horas. Todas as pousadas tiñan irregularidades, dificultades, por non falar do incremento incrible do custo do proxecto», explicaba Silva. Los esfuerzos realizados han servido para resolver tres de los cuatro casos. O Grove y Armenteira están funcionando. «A de Meaño abrirá en novembro». Y sigue pendiente Ribadumia. «Estamos traballando man con man co concello para buscar unha solución, pero non é fácil». ¿Por qué? Porque el edificio fue construido sobre unos terrenos que no eran propiedad ni de la Diputación, ni tan siquiera del Concello, sino de la iglesia.

Al respecto de otro proyecto de calado turístico, la Vía Verde impulsada por Vilagarcía, Caldas y Portas, Silva explicó que la Diputación y los concellos seguirán avanzando en la parte del proyecto que le corresponda. Del resto, «haberá que preguntarlle á Xunta que ten pensado facer», sentenció Carmela Silva.

«Agora os políticos non avalían proxectos; iso fano os técnicos»

«Eu difiro bastante do modelo político do PP», dijo Carmela Silva. Por eso, su gobierno «aproba ou non proxectos en base a criterios técnicos que todos os concellos coñecen». «Ningún político avalía os proxectos», sentenció Silva. Pero no todo el mundo opina igual. Este lunes, por ejemplo, llegó a los juzgados el contencioso administrativo presentado por el Concello de Vilanova contra el organismo provincial, al considerarse marginado por este tras serle denegada una ayuda para la construcción de un centro de talasoterapia. Silva subrayó que «se entenden que a resolución non estivo ben feita, poden ir aos tribunais, é o seu dereito. Pero nos estamos convencidos de que non teñen razón».

En el caso del centro de talasoterapia explica que fue rechazado por «non se cumprían as bases» de la línea de ayudas a las que aspiraba. Esta había sido creada para sacar adelante proyectos singulares que los municipios tienen parados desde hace años, «non para proxectos novos».

Por eso, a la hora de presentar las solicitudes en la Diputación, era necesario aportar el proyecto ya redactado y una serie de documentación, como la tramitación de determinados permisos, que Vilanova no pudo aportar. También el Concello de Valga se ha sentido maltratado por quedar descabalgado de esa línea de ayudas. «E que, neste caso, nin sequera se respectaba o espírito, que era o de obras singulares», sentenciaba la presidenta de la Diputación. En todo caso, insistió en que los municipios «teñen todo o dereito a recurrir ao xulgado se así o consideran preciso».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Silva: «Esta Deputación leva feito nesta zona o maior investimento da historia»