Las almejas gallegas nacen en Francia

El naufragio de varias empresas que producían semilla de bivalvos en Galicia provoca que buena parte del producto que se sembrará en las playas provenga del país galo

.

vilagarcía / la voz

Pese a ser una gran potencia marisquera, Galicia no es capaz de sostener una industria que pueda producir la suficiente cantidad de semilla de almeja que precisan las cofradías. La paradoja, que va camino de convertirse en endémica, alcanza este año tintes especialmente preocupantes: la mayor parte de las empresas que producían esa materia prima, imprescindible para sostener la producción en las rías, han cerrado sus puertas. Solo una, Ostreira, parece seguir a flote poniendo en el mercado producto autóctono. Así que, a excepción de este marisco en concreto, el resto del que llega para ser sembrado en los bancos naturales y en los parques de cultivo tiene su origen en otros lugares. La mayoría, en las costas de Francia.

Camilo Rodiño, gerente de Ostreira, amplía la lista de países de origen de las almejas que se siembran en las rías para incluir en ella a Italia y Portugal. Este, explica, no es un fenómeno nuevo, aunque este año se haya agudizado tras el descalabro de las firmas que, desde aquí, pretendían abastecer al mercado con producto producido aquí. «Esas empresas existían pero non conseguiron saír adiante. O contexto é o que é, e moita xente recorría xa antes a empresas de fóra para subministrarse. Non sei se é un problema de non valorar o noso, ou de prezo», indica. Su firma, con un pie en la Costa da Morte y otro en O Grove, lleva años especializada en la producción de bivalvos autóctonos: almeja fina y babosa. Pero, para poder sobrevivir, no les ha quedado más remedio que iniciarse también en la producción de japónica, que es la más demandada por el sector gallego.

Las cofradías arousanas reconocen que, este año, conseguir la semilla necesaria para la regeneración de sus bancos marisqueros ha sido un trabajo más arduo que de costumbre. En A Illa tienen reservados dos millones de unidades de japónica para su siembra en sus autorizaciones. En Cambados, por su parte, han calculado que necesitan cinco millones de japónica y otros cinco de babosa. Ya tienen garantizada prácticamente toda la cantidad que precisan.

Los parquistas de Carril

Los parquistas de Carril son, sin duda, otro de los grandes demandantes de semilla de almeja para ser sembrada en sus viveros. Hace un par de años, la agrupación en la que está organizado este sector emprendió una serie de incursiones por varios países de Europa para intentar encontrar la mejor cría. «A semente non hai toda a que se quere cando se quere, sobre todo porque non toda é válida», explicaba ayer José Luis Villanueva. Este año han recibido ya un pedido de tres millones de unidades, y están a la espera de que a finales de esta semana llegue otro pedido de hasta siete millones más. En uno y otro caso, el origen del producto hay que buscarlo en Francia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Las almejas gallegas nacen en Francia