El sector del raño no pesa lo mismo en toda la ría

A Illa encabeza la lista de puertos en número de barcos y mariscadores a flote

.
ana gerpe
vilagarcía, ribeira / la voz

El sector del marisqueo a flote en la ría de Arousa parece caminar, de forma imparable, hacia una revolución organizativa. Seis cofradías -Cambados, A Illa, Vilanova, Rianxo, Cabo y A Pobra- han decidido unir fuerzas, constituir una asociación y poner sobre el tapete un plan de gestión de esas zonas comunes, llamadas a sostener la actividad de la flota durante la mitad del año. Otras seis entidades se han quedado, de momento, fuera de ese acuerdo. Algunas por meras cuestiones de forma, otras por el fondo del planteamiento. Vilaxoán y Carril forman parte de este último grupo, que considera que aún queda mucho de qué hablar antes de poder empezar a tomar decisiones.

Las cofradías que han preferido mantenerse al margen de la asociación Rañeir@s apelan a la necesidad de alcanzar consensos. Los que han abrazado ya esa iniciativa, sin embargo, consideran que ha llegado la hora de pasar a la acción. De dar un paso adelante y tomar las riendas de unas zonas que son cruciales para el sector y que, desde hace unos años, están en franco declive. Recuperar la capacidad productiva de estos bancos, y hacerlo además con la posibilidad de fijar calendarios de trabajo y topes de capturas, son dos de los incentivos que han llevado a estas seis cofradías a recoger el guante lanzado por Mar.

Quizás, a la hora de fijar posturas, tenga algo que ver el peso del raño en cada uno de los pósitos. A Illa, por ejemplo, es el puerto arousano en el que este sector tiene un mayor peso específico. Según los datos facilitados por la Consellería do Mar, son 354 los barcos con pérmex de marisqueo a flote. Sería necesario sumar las embarcaciones de Rianxo y Ribeira, según los mismos datos, para obtener el peso específico de los isleños.

En total, en la ría son 1.295 los barcos con pérmex de marisqueo a flote. Hagamos una cuenta sencilla. Si se establece una media de dos tripulantes por embarcación, que suele ser lo más habitual, comprobaremos que la cifra de productores afectados por el futuro del libre marisqueo se eleva a 2.500. Es cierto que, debido al estrepitoso descenso de las capturas en los últimos años, han sido muchas las embarcaciones que no acudieron a faenar durante las últimas campañas. Sin embargo, un aumento de la productividad implicaría el retorno de muchos de los que abandonaron.

Los primeros pasos

El futuro de esas más de mil embarcaciones está en el aire, pendiente de que todas las cofradías alcancen un acuerdo. O de que, en su defecto, las seis que han logrado sentar las bases de una nueva asociación, logren llevar a buen puerto el barco en el que acaban de enrolarse. De momento, este colectivo nace con objetivos modestos. «Isto non é un proxecto que se poida sacar dun momento para outro», explicaba ayer el patrón de A Illa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El sector del raño no pesa lo mismo en toda la ría