A Illa para la licitación de la obra de las casas modernistas para corregir el proyecto

Patrimonio ha ordenado introducir una serie de pequeñas modificaciones en el diseño inicial, según el alcalde isleño


a illa / la voz

Las casas modernistas son una joya arquitectónica que los vecinos de A Illa llevan años queriendo ver rehabilitadas. Cuando la Diputación facilitó 1,5 millones de euros para recuperar esos inmuebles, cargados de historia y de singularidades, parecía que la cosa estaba por fin encaminada. Que Manuel Gallego, el arquitecto fetiche de A Illa, firmase el proyecto, redondeaba una operación que permitiría al municipio recuperar patrimonio y ganar espacios públicos para algunas instalaciones muy demandadas por los vecinos. Pero, cuando el proceso de licitación de los trabajos ya estaba en marcha, llegó Patrimonio y mandó parar. El BOP publicaba ayer un anuncio en el que el Concello de A Illa indicaba que se ha suspendido el procedimiento «por mor da necesidade de introducir modificacións no proxecto técnico aprobado, segundo requerimento formulado polo Servizo de Patrimonio Cultural da Xunta».

El alcalde socialista de A Illa, Carlos Iglesias, explicaba ayer que las correcciones exigidas por este organismo son mínimas. Pequeños «detalles técnicos que non afectan nin ao groso da obra, nin aos pregos de contratación, nin nada». Pero la ley es la ley, dice Carlos Iglesias, y no queda más que interrumpir el procedimiento, hacer las correcciones precisas y volver a poner la maquinaria en marcha, y cuanto antes mejor, para lograr cumplir plazos.

Patrimonio ya había ordenado al Concello de A Illa realizar una serie de cambios en las fichas del PXOM. Con esas correcciones hechas, en el consistorio daban por hecho que el documento había pasado el filtro de la comisión provincial, y para seguir avanzando y agilizar tiempos, había iniciado el proceso de licitación. Se equivocaban en sus cálculos. Cuando el proyecto volvió a la mesa de la comisión provincial, los técnicos han visto aspectos que es necesario corregir y que, aparentemente, antes les habían pasado desapercibidos. Son, cuestiones menores, como limitar la superficie de una fachada trasera que estaba previsto recubrir de granito. O buscar nuevas soluciones para cubrir un hueco. Asuntos en los que el arquitecto ya está trabajando para intentar sortear esta inesperado obstáculo en el más corto espacio de tiempo posible.

Biblioteca, centro de mayores, museo y zonas verdes

El Concello de A Illa se hizo con las casas do Campaneiro, Dona Tomasa y Goday en el año 2010. Una inversión millonaria, apadrinada por la Diputación de Pontevedra, permitirá rehabilitar esos espacios y darles uso ciudadano, albergando en su interior desde una flamante biblioteca a un centro de mayores. Y el jardín, hasta ahora cerrado, pone la guinda.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

A Illa para la licitación de la obra de las casas modernistas para corregir el proyecto