El número de partos cae hasta los 505 en O Salnés y confirma la sangría demográfica

Los últimos datos del INE indican que solo Vilagarcía y A Illa ganan población en un marco de retroceso generalizado


vilagarcía / la voz

Enero es mes de echar cuentas, y como todas las administraciones y estamentos públicos, la EOXI de Pontevedra-Salnés está estos días inmersa en la elaboración del balance del año pasado. Algunos capítulos ya están cerrados. Y eso permite saber, por ejemplo, que en 2017 se atendieron en O Salnés un total de 505 partos. La cifra, por sí sola, no dice gran cosa. Para que cobre sentido hay que echar la vista atrás. Si lo hacemos, comprobamos que el número de alumbramientos se redujo con respecto al 2016, cuando el número de partos fue de 523. Teniendo en cuenta que ese era el valor más bajo de los registrados en desde el año 2012, está claro que las que llegan desde Pontevedra no son buenas noticias. Y es que la cifra, puesta en contexto, viene a confirmar la sangría demográfica de la comarca.

Aunque la población en Galicia lleva años en caída libre, O Salnés fue durante mucho tiempo un oasis en el que el relevo generacional parecía garantizado. Pero eso cambió con la llegada de la crisis económica. Entonces los números comenzaron a salir en rojo. Y ahí seguimos. Basta, para comprobarlo, con echar un vistazo a los datos oficiales de población registrados por el Instituto Nacional de Estadística y fechados a uno de enero del año pasado.

Excepciones

Según ese informe, hace un año vivían en la comarca 109.882 personas. Si a los municipios de O Salnés sumamos los del Baixo Ulla -Valga, Catoira y Pontecesures- la cifra ascendía a 122.242 vecinos. Situémonos, ahora, a comienzos del 2016. Tras varios años de caída de la población, Arousa amanecía a aquel año con 122.400 personas censadas.

Claro que la tendencia no es la misma en todas las localidades arousanas. Tras varios años perdiendo población, Vilagarcía experimentó en el último año del que hay datos disponibles un ligero repunte: ganó cerca de 200 vecinos. Sigue muy lejos el censo de la capital arousana de las 37.903 entradas que tenía a comienzos del 2011, pero es que desde entonces las cosas han cambiado mucho.

A Illa es, junto a Vilagarcía, la única localidad arousana que ha logrado aumentar el número de vecinos censados. El crecimiento, sin embargo, no ha sido suficiente para que esta localidad lograse superar el horizonte de los cinco mil vecinos que marcaría su acceso a fondos que ahora le están vedados.

El resto de localidades arousanas retroceden, unas con más intensidad que otras. Que durante el año pasado se hayan producido menos nacimientos en el hospital do Salnés, pese a no ser un elemento definitivo, no parece indicar que la tendencia vaya a verse modificada, que la curva tome rumbo ascendente cuando, dentro de un año, el INE actualice los datos de población a 1 de enero de 2018. Pero habrá que esperar y ver.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El número de partos cae hasta los 505 en O Salnés y confirma la sangría demográfica