La plataforma mantiene la lucha contra una Lei de Saúde que sigue avanzando

El documento se presentó en pleno mes de agosto y la Xunta acaba de darle luz verde en el puente de diciembre


vilagarcía / la voz

Desde que puso sobre la mesa su proyecto de reforma de la Lei de Saúde, la Xunta no ha parado de repetir que este texto pretende, además de mejorar la gestión de la sanidad pública, «blindar» legalmente el futuro de los centros hospitalarios más modestos. Hospitales que, como el de O Salnés, carecen de un amparo legal que garantice que su futuro tenga que pasar el Parlamento. Ese discurso, repetido por Feijoo tras dar cuenta de que el anteproyecto ya ha pasado el filtro del Consello da Xunta, no ha conseguido apagar el incendio que la nueva Lei de Saúde ha supuesto en todas aquellas comarcas de Galicia que verán como desaparecen sus áreas sanitarias. Entre ellas O Salnés, donde ayer se recibía con indignación y un disgusto mal disimulado el paso dado por el Consello da Xunta al aprobar, en pleno puente festivo, un texto que ha cosechado una rotunda oposición social.

Rosa Casal es la presidenta de la junta de personal del área sanitaria de O Salnés y presta su voz y su rostro a la plataforma en defensa del área sanitaria. Que la Xunta haya dado un empujón a tan polémico texto en pleno puente festivo de diciembre no le sorprende: a fin de cuentas, el documento se presentó en esas fechas de agosto en las que Galicia se para y estalla en mil festividades. «No nos extraña que escojan estas fechas. Ya nos tienen acostumbrados a esta forma de actuar», señala Casal. Recuerda que hace menos de una semana, miles de personas secundaron una andaina reivindicativa hasta el hospital de O Salnés con la que se reclamaba, precisamente, que se parase una ley que, dicen, ahondará en la precariedad y en los recortes que ya sufre la atención sanitaria en esta comarca. Y es que la integración de la estructura sanitaria en la EOXI de Pontevedra supuso, afirman, un sustancial recorte de servicios que no hará más que agudizarse si O Salnés pierde su último atisbo de independencia.

La plataforma comarcal tiene previsto reunirse en los próximos días, igual que tiene en mente mantener encuentros con SOS Sanidade, para seguir articulando la resistencia a los planes de la Xunta. No saben si su esfuerzo dará resultado, pero está claro que «no vamos a tirar la toalla. No nos quedaremos ni callados ni quietos. Ellos harán lo que quieran, pero nosotros vamos a seguir defendiendo el área sanitaria».

En las movilizaciones contra la reforma sanitaria han participado varios alcaldes de la zona, quienes no solo alertan de las repercusiones que el cambio supondría para el hospital do Salnés, sino que además advierten sobre la urgencia de mejorar la atención primaria que se presta en los centros de salud de toda la comarca, y que se ve sujeta a continuos recortes de personal.

Reacciones políticas

El alcalde de A Illa, Carlos Iglesias, reconocía ayer que el hecho de que la Xunta siga adelante con la reforma de la ley pese al rechazo social que esta ha cosechado en las áreas directamente afectadas -O Salnés, Burela, Monforte y O Barco se convierten en meros distritos- no le sorprende en lo más mínimo. «O goberno do señor Feijoo caracterízase por isto, por aplicar as súas maiorías absolutas a rodillo».

El portavoz de Sanidade del PSdeG, Julio Torrado, acusó al presidente de la Xunta de «ter consumado un ataque deliberado contra os hospitais das áreas sanitarias eliminadas e os pacientes que son atendidos neles».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La plataforma mantiene la lucha contra una Lei de Saúde que sigue avanzando