Arousa ingresa en el verano bajo el ardiente signo del fuego

En Meloxo o en Bamio, en la playa o en el barrio, con sardiñas o con churrasco, San Xoán es la mejor fiesta


Han transcurrido siglos y milenios pero, de alguna forma, lo que anoche se festejó a orillas del mar de Arousa es lo mismo que sus habitantes han venido celebrando desde que el mundo es mundo: el misterioso gozo de la llegada del verano, el inicio del reinado del sol, del buen tiempo, la inminencia de la cosecha, el calor, la vida.

Queda claro que la fiesta de San Xoán va a más con el paso del tiempo. La playa de A Concha-Compostela, muda hasta hace pocos años con la notable excepción de la hoguera que el Esmorga organizaba siempre en A Covacha, se convirtió en un cúmulo de estrellas luminosas, coronado por la gran hoguera impulsada por el Concello. Porto Meloxo fue una fiesta desde primeras horas de la tarde. Los chavales lo pasaron de miedo, al igual que en el barrio vilagarciano de O Piñeiriño, que recuperaba antiguas esencias. El patrón, en Bamio. La sardiña que nace de las aguas en Vilaxoán. Vilanova y As Sinas. Mosteiro. A Illa. Cambados. Ribadumia. Cesures. Valga. Catoira. Meaño... No hay mejor fiesta.

Para los más pequeños. El barrio de O Piñieiriño recuperaba anoche un San Xoán que en su día fue un clásico en Vilagarcía. Qué mejor idea que unos hinchables, como en Meloxo, para los chavales. Lo pasaron de cine.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Arousa ingresa en el verano bajo el ardiente signo del fuego