Imposible no amar este oficio


Sabina cantó un día que al lugar donde has sido feliz no debieras tratar de volver. Y yo me lo creí. Y por eso vuelvo poco, mucho menos de lo que debiera, a esa que yo, que nunca sé decir de dónde soy, considero mi tierra. Cuando lo hago y llego a O Pousadoiro y veo la ría desde lo alto, Vilagarcía, las bateas, A Illa, e intuyo el paraíso (mi paraíso) de Carreirón al fondo, siento que estoy en casa. Con las mujeres de Cuca haciendo guardia en una caseta de obra con una taza de café en las manos mientras fuera cae la lluvia, con las de Marsac aquella navidad en la fábrica, con los isleños que consiguieron el puente, con los que pelearon por ser Concello, con quienes se empeñaron en demostrar al mundo que existe otra Arousa más allá del polvo blanco y la leyenda negra, con los marineros expulsando el fuel a dentelladas aquellos días de diciembre. Ejemplo. Orgullo. Imposible no amar este oficio. Con mis compañeros de La Voz de Arousa. Treinta años (¡pero si fue ayer cuando celebrábamos los 25!) de buen periodismo. Del mejor periodismo. De trabajo intenso. De ilusión. De compromiso. De prisas. De risas. De alguna que otra lágrima también. De vida, al fin y al cabo. De vivir y contarlo. De vivir para contarlo. Ejemplo. Orgullo. Imposible no amar este oficio. Imposible no militar. Soy de La Voz de Arousa. Soy de Arousa. Son da-Arousa.

Autor María Santalla Redactora en Arousa entre 2000 y 2013

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Imposible no amar este oficio