La prueba para «Vivir sin permiso» moviliza a 562 personas como posibles figurantes

La serie que protagonizará Coronado realizó en Vilagarcía el primero de los cuatro «casting» que tienen previstos


VILAGARCÍA / LA VOZ

La jornada de selección de figurantes para la serie Vivir sin permiso que se celebró ayer en el auditorio de Vilagarcía se alargó 45 minutos más de lo previsto. ¿El motivo? El elevado número de personas que acudió a rellenar una ficha con sus datos personales y hacerse la foto. Hay también quien tuvo suerte y pudo probar a ponerse en situación y decir alguna frase ante la cámara. De entre las 562 personas que se presentaron a esta primera prueba, aparecieron ya «perfile muy interesantes». Así lo indica la coordinadora del equipo de figuración, Ana Villagrosa, que destacó la variedad de personas que se están buscando.

A diferencia de Fariña, donde el perfil más buscado es el de varones jóvenes, la serie protagonizada por José Coronado y Álex González necesita mucha variedad. A medida que avance el rodaje, previsto para mediados de junio, se irán llamando a los figurantes que no sean fijos. De ahí que el grado de disponibilidad fuese unas de las cuestiones a cubrir en la ficha. También la disposición de coche, para desplazarse a las distintas zonas de O Salnés por las que se grabará.

Aunque todavía no hay nada decidido, las mayores alegrías se las llevaron aquellos que pudieron ponerse en escena. También se les facilitó un correo electrónico a esa personas que ya han hecho sus pinitos delante de la cámara para que envíen el material con el que ganarse una aportación un poco mayor. Quizás haya suerte y se descubra algún talento, no fueron pocos los que se acercaron con nociones de teatro.

A pesar de ello, la mayoría de los asistentes a la prueba son personas en busca de una experiencia nueva. Es el caso de dos amigas de Pontevedra y una tercera de Cambados que encontraron en el casting la oportunidad de salir de la rutina. Fue Lola Fuentes quien se acordó de que Isabel Rajo y sus dos hijos se lo habían pasado estupendamente en el rodaje de Heroína y le propuso la idea. Y, allí estaban ayer las dos, en compañía de Trini Graña. «No sé como será ahora un rodaje, que pasó mucho tiempo, pero tengo muy buenos recuerdos de las grabaciones en la Audiencia y Diputación de Pontevedra», explica la más experimentada de las tres amigas.

El interés por descubrir cómo es un rodaje es otro de los motivos que destacan los participantes. «Sirve también para ver como es el funcionamiento detrás de las cámaras», indica Luís Laceiras, de Vilanova. Otra de las grandes motivaciones es poder conocer a los protagonistas. Nunca se sabe si el hecho de compartir plano podrá dar paso al intercambio de unas palabras. Bien que le gustaría que así fuese a Carolina Galindo, que destaca también que se trata de «una experiencia nueva». No es tan nueva para Xoán Seco, que interpretó a un moribundo en Hospital Real. También sabe lo que es conocer a sus protagonistas. «Me gustó la experiencia y quiero repetir, además de que la temática de la ficción me interesa», añade.

José Coronado se convertirá, en esta serie de Telecinco, en un importante narcotraficante que logra erigirse como el empresario más importante de Galicia a través de una compañía textil y que intenta ocultar a su familia que le diagnosticaron Alzheimer mientras busca a su sucesor, una tarea que no le pondrán fácil. El ideólogo de toda esta historia es el escritor gallego Manuel Rivas.

A la prueba de ayer en Vilagarcía le proseguirán otras tres. La que ya está fijada para el próximo lunes, de 10.00 a 13.30 y de 15.00 a 19.30 horas, en el auditorio de A Illa. Habrá otras dos más, en Vigo y Santiago, todavía sin concretar: «La idea es que la mayoría de los figurantes sean de O Salnés».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

La prueba para «Vivir sin permiso» moviliza a 562 personas como posibles figurantes